La obligación de fichar en el trabajo se estrena con demasiadas dudas

La obligación de fichar en el trabajo se estrena con demasiadas dudas

Las empresas comienzan a aplicar el decreto que les obliga a llevar el control horario de los trabajadores de forma desigual en la provincia

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Un día después de que las empresas estén obligadas a llevar el control horario de sus trabajadores, numerosos empresarios de Málaga se han mostrado preocupados y con dudas sobre la forma en la que llevar este registro. La entrada en vigor del real decreto ley 8/2019, de 8 de marzo que impone fichar en el trabajo con el objetivo de luchar contra la precariedad laboral, se ha puesto en marcha de forma desigual en la provincia. Mientras que algunos han puesto un sencillo papel para registrar la entrada y salida de los trabajadores, otros aún se preguntan cómo registrar la actividad en sectores con muchos cambios.

Entre los sectores más preocupados se encuentran los hosteleros. El presidente de la asociación Málaga Hostelería, Javier Frutos, asegura que en la asociación han mantenido diferentes reuniones con asesores para ver la mejor fórmula de ponerlo en marcha pese a su complejidad. «Hay muchas dudas», confiesa. En la mayor parte de los casos han optado por un modelo básico de control en papel y boli, aunque entiende que todo el sistema tendrá que mejorar pese a suponer un coste para el empresario. «Ahora estamos en periodo de adaptación por lo que será importante evaluarlo todo cuando pasen algunas semanas».

Con gran preocupación se muestra Manuel Villafaina, el presidente de la asociación de empresarios de playas. Explica que para ellos es muy complicado de llevar el control porque los trabajadores varían mucho los turnos, incluso entre ellos mismos sin avisar a los responsables de los negocios. «Hay días que el cocinero cambia el turno o que un camarero llega una hora tarde y se va después», dice. Para él es importante que se aclaren los términos y se dé mayor flexibilidad a los trabajadores. «La norma es de muy difícil aplicación porque te tienes que reunir con los trabajadores y que acepten firmarte el horario, o poner un sistema que lea la huella que también tiene un coste».

A tenor de lo publicado este lunes por el Ministerio de Trabajo, sólo el personal de alta dirección de las empresas y las relaciones laborales de carácter especial que no lo tengan regulado quedan expresamente exentas de la obligación de registro de la jornada laboral. El Estatuto de los Trabajadores considera relaciones laborales de carácter especial, además de la alta dirección, la de los empleados en el hogar, deportistas profesionales, artistas en espectáculos públicos, penados en las instituciones penitenciarias, trabajadores con discapacidad de centros especiales de empleo o abogados en despachos de abogados individuales o colectivos, entre otros.

Menos incertidumbre parece haber causado esta norma en el sector del comercio. El presidente de la asociación Málaga Comercio, Salvador Pérez, explica que los negocios han comenzado a llevar el control con normalidad y que «apenas se están produciendo dudas». Aunque muchos se han quejado de que es un trabajo demasiado engorroso, «es importante hacerlo lo mejor posible para evitar problemas en el futuro».

noticias relacionadas