El efecto dominó del gobierno andaluz agita al PP y CS

Patricia Navarro entra en las quinielas como posible delegada de la Junta. Se abre el debate sobre el número dos de la lista popular en la capital. Isabel Balbín, de Ciudadanos, apunta a viceconsejera de Empleo

Bendodo, ayer, con integrantes del PP malagueño que acudieron a su toma de posesión. /SUR
Bendodo, ayer, con integrantes del PP malagueño que acudieron a su toma de posesión. / SUR
Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Una vez concluidos los actos institucionales, el nuevo gobierno bipartito de la Junta de Andalucía echa a andar con importantes retos por delante en un clima de expectación después de casi 37 años de mandatos del PSOE. El primer gobierno de Juanma Moreno es el de mayor cuota y peso político de Málaga en la historia autonómica andaluza ya que hay cuatro malagueños y además asumiendo importantes responsabilidades: el propio presidente; el consejero de Presidencia, Elías Bendodo; el titular de Educación, Javier Imbroda, que estará al frente de una de las áreas que maneja mayor presupuesto; y la responsable de Empleo, Rocío Blanco, que aunque cordobesa de nacimiento ha desarrollado su labor profesional y personal en la provincia.

La configuración de este ejecutivo ha provocado un efecto dominó en la política malagueña con efectos en el plano institucional (habrá cambios en la Diputación y el Ayuntamiento de la capital) y también en el orgánico que ha agitado a PP y Ciudadanos los dos partidos socios en San Telmo, debido a los movimientos que se deberán producir en las próximas fechas por los nombramientos a designar en la estructura territorial de la Junta en la provincia.

Bendodo rendirá hoy su primera visita oficial a Málaga como consejero y ha querido que sea a la Diputación, institución que ha presidido los últimos ocho años. Por la tarde, presidirá una reunión extraordinaria del comité ejecutivo del PP provincial en la que además de abordar el nuevo escenario político andaluz se tratará la propuesta para presentar a Francisco Salado, desde ayer presidente en funciones de la Diputación, como candidato a presidir esta institución en el pleno de investidura que se celebrará en los primeros días de febrero y para que ocupe el cargo los meses que quedan hasta el final del mandato, tras las elecciones municipales de mayo.

Asimismo, se prevén más movimientos en la Diputación cuando Salado sea presidente ya que deberá nombrar un nuevo jefe de gabinete y de la Oficina del Alcalde tras la dimisión de Antonio López Nieto y tendrá que ratificar o hacer nuevos nombramientos en las vicepresidencias y en la portavocía del grupo popular en la institución provincial.

En el ámbito institucional, una de las grandes incógnitas a despejar es quién será nombrado, en las próximas semanas, delegado de la Junta en Málaga. En las quinielas que estos días se manejan en corrillos políticos aparecen los nombres de Miguel Briones, exsubdelegado del Gobierno en Málaga y funcionario de la Junta en el área de educación, y José Ramón Carmona, primer teniente de alcalde de Antequera y portavoz del PPprovincial. Ambos son políticos de confianza de Elías Bendodo, que los tiene en su núcleo duro de la dirección del partido.

Elías Bendodo acudirá hoy a la Diputación en su primera visita oficial a Málaga como consejero

El primer gabinete de Moreno es el de mayor cuota y peso político malagueño en la historia autonómica andaluza

A estos nombres se ha unido ahora el de Patricia Navarro, secretaria general del partido y parlamentaria autonómica. En este sentido, fuentes consultadas apuntaron a una maniobra que consistiría en que Navarro dejaría el Parlamento –donde le sustituiría Carmona, que se quedó en puertas de entrar– y volvería a Málaga para ponerse al frente de la Delegación de la Junta y paralelamente asumir más responsabilidades como número dos del PP toda vez que el presidente del partido en Málaga, Elías Bendodo, va a tener ahora menos tiempo ya que estará en Sevilla y sus responsabilidades le llevarán por toda Andalucía. La operación no está cerrada ya que Bendodo guarda un gran mutismo sobre los siguientes pasos a dar, pero según las fuentes tiene un «alto porcentaje» de llevarse a cabo.

Isabel Balbín.
Isabel Balbín. / Twitter

El salto de Elías Bendodo a la política andaluza ha clarificado su futuro político y ha acabado con dos debates que venían marcando la política en los últimos meses como eran si volvería a optar a presidir la Diputación y si iría como número dos de la lista del PP en la capital cara a las elecciones municipales del 26 de mayo. Bendodo no podrá ir en ninguna candidatura por incompatibilidad, lo que abre el debate sobre quién ocupará el número dos tras Francisco de la Torre.

En este sentido, algunas fuentes apuntan a que el actual alcalde de Málaga y candidato a la reelección podría buscar un independiente o un afín para ir como número dos, aunque otras fuentes matizan que la persona elegida deberá ser consensuada entre el regidor y la dirección provincial encabezada por Elías Bendodo.

El papel de los casadistas

En el intenso periodo que se abre de nombramientos otra de las incógnitas es qué papel van a jugar los casadistas (los afines desde el primer momento a Pablo Casado) y si habrá algún gesto hacia ellos en las designaciones. En el gobierno autonómico, Juanma Moreno no ha nombrado a ningún casadista.

Por su parte, en Ciudadanos también hay movimientos. Fuentes consultadas apuntan a que Isabel Balbín Luque, de la agrupación Este, se perfila como viceconsejera de Empleo. Balbín Luque, que fue candidata al Senado en las elecciones generales de 2016, es abogada y funcionaria de la Seguridad Social, donde ha sido directora de programas especiales en Málaga y donde ha trabajado con la consejera Rocío Blanco en los años que ésta ha dirigido la Tesorería General de la Seguridad Social en la provincia.