Desarticulan una organización criminal que transportaba hachís a Reino Unido en cajas de naranjas

Operación de registro en el domicilio de San Pedro Alcántara /SUR
Operación de registro en el domicilio de San Pedro Alcántara / SUR

En la operación se ha detenido a dos británicos en San Pedro Alcántara y Mijas que ocultaban la droga en guarderías en la zona para posteriormente empaquetarla en Badajoz.

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZMarbella

Utilizaban la estructura tradicional de traer la droga desde África, ocultarla en la zona de la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar en guarderías, pero como novedad, esta vez se llevaban la droga a Extremadura donde la empaquetaban al vacío y la ocultaban en camiones de naranjas para transportarla hasta Reino Unido. Dos de los cinco detenidos en esta operación son británicos que vivían en San Pedro Alcántara y Mijas.

La Guardia Civil dentro del Plan Especial de lucha contra el narcotráfico ha desmantelado una organización criminal internacional que transportaba desde Marruecos grandes cantidades de hachís al Reino Unido.

A finales del mes de Octubre la Guardia Civil tuvo conocimiento de esta organización compuesta por ciudadanos británicos que estarían envinado grandes cantidades de hachís a su país.

Una vez iniciada la investigación se descubrió que mantenían oculta la droga en guarderías «muy seguras y con grandes medidas de seguridad, para evitar la acción policial». Una de las novedades de esta banda es que, una vez que comprobaban que no existía seguimiento por parte de la Benemérita, iniciaban el traslado de los estupefacientes a la localidad pacense de Trujillanos, un municipio con escasos 2.000 habitantes de Badajoz. Utilizaban una nave industrial en una zona alejada pero situada estratégicamente junto a la A-66, con una excelente conexión.

Los investigadores comprobaron que las personas que se encargaban de estas tareas tenían amplios antecedentes por narcotráfico. Asimismo, descubrieron que tenían varias empresas dedicadas a la exportación de frutas con apariencia de legalidad.

Los guardias civiles montaron un dispositivo especial en la nave de Trujillano y observaron como salía un camión con especiales medidas de seguridad. El citado camión fue interceptado por la Guardia Civil en Salamanca, allí se incautaron, ocultos en cajas de naranjas 1.335 kilogramos de hachís, y se detuvo al conductor.

Continuó la investigación y tras el análisis de la información se realizó colaboración policial con la de Reino Unido y con la Dirección de la Policía Judicial de la Policía Nacional de Francia.

La compleja investigación llevó a varias personas de nacionalidad francesa e inglesa y el Juzgado de Instrucción de Mérida que dirigía las pesquisas autorizó tres registros domiciliarios en San Pedro de Alcántara y Mijas, donde se detuvo a dos ciudadanos británicos. Uno de ellos fue detenido en el aeropuerto, pues realizaba continuos viajes de negocios. En los registros se incautó dinero en efectivo, así como abundante documentación.

Posteriormente se detuvo a una ciudadana francesa, cuando regresaba de su país. La detenida era la persona que utilizaba la Organización Criminal como persona pantalla para dar esa apariencia de legalidad de las empresas implicadas.

La Guardia Civil da por desarticulada esta Organización Criminal Internacional que estaría enviando unos 1.500 kilogramos de hachís con destino Londres.