Decretan prisión para el detenido por abusos y agresiones a once mujeres en Málaga

Decretan prisión para el detenido por abusos y agresiones a once mujeres en Málaga

El joven detenido ha reconocido la autoría de los hechos tanto en sede policial como ante el Juzgado de Guardia

EP

El Juzgado de instrucción número 13 de Málaga, en funciones de guardia, ha acordado este jueves el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de un hombre por la presunta comisión de siete delitos de agresión sexual con violencia y otros cuatro de abusos sexuales sobre un total de once víctimas.

El joven detenido ha reconocido la autoría de los hechos tanto en sede policial como ante el Juzgado de Guardia, según han informado a Europa Press fuentes del tribunal superior de justicia de Andalucía.

La causa será tramitada por el Juzgado de Instrucción número 13 pues fue este órgano judicial el que recibió la primera de las denuncias el pasado 21 de marzo, entonces sin autor conocido, han precisado.

El joven, que ha sido examinado por el médico forense, fue detenido por su presunta responsabilidad en once delitos contra la libertad sexual cometidos a mujeres en los barrios de Teatinos y El Ejido de la capital malagueña.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron el lunes a este hombre de 23 años que, según las pesquisas, se aproximaba en ciclomotor a sus víctimas por la espalda y, una vez que les daba alcance, les practicaba tocamientos en zonas íntimas.

Los agentes han esclarecido once denuncias relativas a abusos sexuales y agresiones sexuales sin penetración. Las víctimas, todas mujeres jóvenes, una menor de edad, recibieron tocamientos en pecho, nalgas y/o genitales por un hombre que les dio alcance a bordo de un ciclomotor.

Según la Policía, el investigado actuaba en días laborables, en la mayoría de las ocasiones entre las 05.00 y las 08.30 horas, o bien entre las 14.00 y las 15.00 horas, vestía ropas de operario y portaba casco de motocicleta.

Asimismo, según la investigación, el arrestado se hizo más virulento en sus acciones con el paso del tiempo. Si al principio no se apeaba del ciclomotor y realizaba los tocamientos desde el mismo, en las últimas agresiones llegó incluso a bajarse del vehículo, taponó la boca de alguna víctima con la mano y las manoseó en zonas íntimas. En siete de los casos llegó a ejercer violencia sobre ellas.

También, según la Policía Nacional, sólo en una ocasión subió a un coche para emprender la huida. En el resto de los casos utilizó un ciclomotor de color oscuro.

La zona de actuación coincidía básicamente con los barrios malagueños de El Ejido y Teatinos o inmediaciones. En un registro, los agentes intervinieron ropa de operario a la que hacían referencia algunas de las víctimas, dos cascos, un ciclomotor, un teléfono móvil y una sudadera de color amarillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos