El crecimiento turístico de la Costa del Sol se extiende también a rentabilidad y empleo

Viajeros entrando a un hotel de Marbella. /SUR
Viajeros entrando a un hotel de Marbella. / SUR

Los ingresos por habitación disponible en los hoteles malagueños aumentan en julio casi un 5% respecto al año pasado, a la vez que la ocupación y el empleo aumentan

Nuria Triguero
NURIA TRIGUEROMÁLAGA

El crecimiento en la llegada de viajeros a los hoteles malagueños está teniendo un reflejo directo en sus cuentas de resultados. Así, el indicador más importante para medir la rentabilidad de los negocios turísticos, el RevPar (siglas en inglés que hacen referencia a los ingresos por habitación disponible), ha mejorado casi un 5% entre julio del año pasado y éste. En el caso de la media provincial, es ya de 104,42 euros (con una subida interanual del 4,8%) y focalizando en los establecimientos de la Costa del Sol, es de 108,53 euros (+4,6%). El litoral malagueño es la única zona turística andaluza donde se ha producido un incremento del RevPar: en las costas de Granada, Almería, Cádiz y Huelva éste ha bajado desde al año padado.

La tarifa media diaria en los hoteles de la provincia ascendió en julio a 127,72 euros, tras aumentar un 3,3% interanual. Dicha cifra los situó a la cabeza de Andalucía, aunque con muy escasa diferencia sobre los de Cádiz (126,32). El punto turístico más caro de toda la comunidad autónoma sigue siendo Marbella, que roza ya los 200 euros por habitación y noche.

Son datos extraídos de la estadística de Coyuntura Turística Hotelera del INE, que refleja también el «excelente comportamiento» del mes de julio en términos de viajeros, pernoctaciones, ocupación y empleo, según destacó ayer la empresa pública Turismo Costa del Sol, dependiente de Diputación. Como publicó SUR el pasado sábado, el mes se cerró con un 2,8% más de pernoctaciones que el mismo mes de 2018 y el 81,7% de las habitaciones ocupadas en los 609 establecimientos abiertos

Contabilizando todo el periodo acumulado de enero a julio, los viajeros procedentes del mercado nacional han aumentado un 10,4% y los extranjeros, un 3,4%.

Principales mercados

Especialmente positiva ha sido la evolución de los siguientes mercados: Irlanda, con 102.807 viajeros alojados en hoteles de la provincia (+13,6%); Italia, que crece un 14,9%, con un total de 85.566 clientes; y EE UU que experimenta un aumento del 11,6% con un total de 85.122 viajeros. También crecen de manera importante Finlandia, con 41.508 clientes hoteleros entre enero y julio, lo que supone un crecimiento del 18,6%; Polonia, que crece un 12,9%, con 36.750 viajeros; y Rusia, que experimenta un aumento del 22% con 26.349 viajeros. Sólo sufren descensos la llegada de viajeros en hoteles y apartamentos procedentes del mercado francés (-15,1%), y Dinamarca (-10,9%).

El presidente de Diputación y de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, afirma: «La estrategia de la entidad de diversificar mercados, para no depender únicamente de los tradicionales, está dando sus resultados y nos vuelve a mostrar unos indicadores turísticos con una evolución muy positiva».

De hecho, Málaga ocupa el tercer puesto en el ranking de provincias costeras, por detrás de Barcelona y de las Islas Baleares en lo que a viajeros hoteleros se refiere en el período analizado, con 3.385.399 viajeros, un 5,9% más que en los meses de enero a julio de 2018. En cuanto a pernoctaciones, la provincia de Málaga ocupa el quinto puesto por detrás de Islas Baleares, Las Palmas, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife.

Se trata de «cifras que ponen de manifiesto cómo el destino continúa mejorando sus indicadores, mes a mes, y lo más importante es que estos datos también tienen su repercusión positiva en la creación de empleo», expresa Salado. En este sentido, el personal empleado en hoteles ha crecido un 4,6% en un año, con un total de 13.696 trabajadores en el sector hotelero de la Costa del Sol.