Crónica política

Los consejeros malagueños de PP y Ciudadanos exhiben sintonía

Imbroda, Blanco y Bendodo, esta mañana en la delegación de la Junta en Málaga./Salvador Salas
Imbroda, Blanco y Bendodo, esta mañana en la delegación de la Junta en Málaga. / Salvador Salas

Elías Bendodo, Rocío Blanco y Javier Imbroda comparecen para presentar los presupuestos de la Junta cuando se cumplen seis meses de Gobierno y lanzar un mensaje de estabilidad y coordinación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

El pasado 3 de junio, Patricia Navarro, delegada de la Junta en Málaga, presentó en solitario los presupuestos del Gobierno bipartito para la provincia, con una inversión de 153,1 millones de euros, cuando las cuentas iniciaron el trámite parlamentario. Esta mañana, cuatro días después de que el Parlamento regional aprobara las primeras cuentas sin el sello socialista de la historia autonómica con el voto de PP, Ciudadanos y Vox, han comparecido los tres consejeros malagueños, el popular Elías Bendodo y los liberales Rocío Blanco y Javier Imbroda no sólo para poner en valor el presupuesto sino para exhibir sintonía política.

Y es que la foto del tridente está cargada de simbolismo en el actual momento político ya que se cumplen seis meses de la constitución del primer gobierno de centro-derecha de la historia de Andalucía y existe un escenario de incertidumbre sobre la constitución de gobiernos a nivel nacional y en comunidades autónomas como Murcia, Madrid o Aragón. Con su comparecencia conjunta, Bendodo, Blanco e Imbroda han ensalzado directamente las cuentas autonómicas e, indirectamente, han lanzado un mensaje de estabilidad y de coordinación en las políticas del bipartito de Ciudadanos y el PP. Máxime cuando ya están negociando las cuentas de 2020 que se prevén entren en el Parlamento el 1 de noviembre.

El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha destacado que ante el panorama de inestabilidad nacional, Andalucía es «una línea de estabilidad en el océano», lo que, a su juicio, contribuye a que la región se convierta en un foco de atracción de inversiones. Bendodo ha calificado de «saludable» que haya por primera vez un presupuesto autonómico que no sea socialista; ha destacado que se hayan aceptado 55 enmiendas de los grupos de la oposición (PSOE, Adelante y Vox); y ha remarcado que sean los presupuestos «más sociales de la historia» y los que van a acabar con «el infierno fiscal» y las trabas burocráticas

Cerrar «las deudas pendientes» en Málaga

Para Bendodo, si una provincia se va a ver beneficiada «especialmente» por estas cuentas es Málaga, donde, según ha añadido, la Junta va a ir cerrando «sus deudas pendientes». En este sentido, ha situado que las tres prioridades son: agilizar la finalización del metro en su llegada al Centro con el objetivo de que pueda estar en funcionamiento a finales de 2020, con el hito de que a mediados de agosto se liberará la superficie del lateral norte y el estudio para la integración de la villa nazarí hallada en la zona del Corte Inglés; la puesta en marcha del nuevo hospital en los terrenos del aparcamiento del Civil y cuya mayor inversión se recogerá en las cuentas cuando comiencen las obras ya que actualmente se está en la fase de estudios; y la integración del río Guadalmedina en la ciudad.

Rocío Blanco, titular de Empleo, Formación y Empleo Autónomo, han incidido en que la prioridad de su departamento es «cuidar» el dinero público con responsabilidad para que no se pierda ni un euro en políticas de empleo que contribuyan a paliar las cifras de paro de Andalucía en general y de Málaga en particular. En este campo, la provincia recibirá 101 millones de euros. La consejera también ha anunciado que el CIO Mijas abrirá en noviembre y este centro recibirá una partida de 364.900 euros.

El apoyo a los alumnos más vulnerables y de las zonas más desfavorecidas para combatir la brecha educativa ya que «en las desigualdades educativas nacen las desigualdades sociales», la puesta en valor del profesorado, la apuesta estratégica por una FP adaptada a las demandas empresariales, la creación de una red pública de bachillerato internacional y que el deporte forme parte «del ADN» del sistema educativo son las prioridades marcadas por Javier Imbroda, consejero de Educación y Deportes.