El colectivo LGTBI alerta de un aumento de los incidentes motivados por odio

El informe ha sido presentado este jueves. /
El informe ha sido presentado este jueves.

Un estudio del Observatorio contra la Lgtbifobia cifra en casi 400 las denuncias recibidas por parte de las asociaciones

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

A partir de la aprobación del matrimonio igualitario en el año 2005, España subió decenas de puestos en el ranking de la ILGA (la confederación internacional del colectivo LGTBI). Además de los derechos como el del matrimonio, este listado tiene en cuenta otros indicadores, de los que es especialmente relevante el de los delitos de odio, que también descendió aportando datos muy positivos.

Sin embargo, y a tenor de los últimos datos que se han conocido estos meses, la situación ha comenzado a revertirse. España ha descendido del puesto 5 al 11 en este raking mundial, provocado, en gran medida, por los datos de delitos de odio y el estancamiento en la legislación. Según la asociación Andalucía Diversidad y el Observatorio Andaluz contra la Lgtbifobia, la realidad también está cambiando a peor en Andalucía, donde a lo largo del año pasado y en los meses de el año en curso, el Observatorio, junto a las asociaciones que colaboran con él, han registrado 328 casos de lgtbifobia ya sea a través de redes sociales, mediante llamada teléfonica, vía email o de forma presencial.

«Cada tres o cuatro días recibimos un nuevo incidente, algo muy preocupante que pone de relieve que aún queda mucho por hacer para erradicar esta lacra social, que supone una gran merma en los derechos, visibilidad y respeto hace las personas LGBTI», sostiene el presidente de Andalucía Diversidad, Antonio Ferre.

La sensación de menor libertad y de visibilidad son dos de los motivos más destacados en este aumento en las denuncias, en las que la edad de las víctimas es, en su mayoría jóvenes, de entre 18 y 35 años, que suponen cerca del 65% de los casos.

Asimismo, suelen ser más hombres homosexuales, seguidos de mujeres lesbianas y, finalmente, personas trans. Mientras que los lugares donde principalmente se producen los incidentes son la vía pública, los locales de ocio, el transporte público, los centros de enseñanza o los mismos hogares de las víctimas.

Además, Ferre destaca que uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el colectivo es la gran infradenuncia existente. «La mayoría de los casos que nosotros registramos no acaban en denuncia por parte de las víctimas, esto ocurre por varios motivos, si bien los principales es la desconfianza en las instituciones, el miedo a represalias o la normalización que tienen las personas LGBTI en cuanto a las agresiones, a las que quitan importancia dado que son el pan nuestro de cada día», se lamenta.

Durante la presentación se hizo un llamamiento a las administraciones y a la sociedad civil en su conjunto para que se tome conciencia de este grave problema aún muy presente. «Se deben tomar medias a todos los niveles, desde una educación que ponga en valor la diversidad, hasta la preparación de los cuerpos de seguridad del Estado, juzgados, funcionariado en general, pasando por el avance y desarrollo de las leyes existentes así como la redacción de otras nuevas. Esto es un trabajo de todos a fin de conseguir una sociedad más justa e igualitaria donde todos nos sintamos protegidos y con libertad para ser», sentencia el activista.

Temas

Lgtbi