PP y Ciudadanos negocian a contrarreloj un acuerdo de gobierno para Málaga

De la Torre, en una imagen de archivo, atendiendo a la prensa./SUR
De la Torre, en una imagen de archivo, atendiendo a la prensa. / SUR

Francisco de la Torre apela al sentido de la responsabilidad y a anteponer los intereses de la ciudad y se muestra convencido de su reelección. La formación naranja ve «difícil» cerrar hoy el pacto

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMEROMálaga

El tiempo se agota mientras PP y Ciudadanos negocian a contrarreloj para intentar alcanzar un acuerdo de gobierno en el Ayuntamiento de Málaga para los próximos cuatro años con la reelección de Francisco de la Torre como alcalde. Los tiras y aflojas continúan en las conversaciones aunque poco trasciende del contenido de las mismas así como de los asuntos donde están encalladas las posiciones porque populares y liberales han establecido una particular ley del silencio sobre la evolución de las negociaciones. Eso sí, ambas partes confían en alcanzar un pacto 'in extremis' antes de que a las doce de la mañana de este sábado se celebre el pleno institucional de constitución de la nueva corporación municipal y la elección del regidor.

Las llamadas entre ambas delegaciones son constantes tanto a nivel local como en el ámbito regional andaluz. Hoy no está prevista la celebración de ninguna reunión porque Javier Pareja, uno de los negociadores de Ciudadanos, se encuentra en Sevilla participando, en su condición de parlamentario regional, en la sesión de la Cámara andaluza. Asimismo, fuentes de la formación naranja consultadas por este periódico ven «difícil» que el acuerdo se pueda cerrar este jueves, por lo que todas las miradas están puestas en la jornada del viernes, como sucedió hace cuatro años, para que finalmente se produzca la fumata blanca.

Por el momento De la Torre es el único que está dando la cara ante los medios de comunicación ya que Juan Cassá, concejal electo de Ciudadanos y cabeza de lista a la Alcaldía en las pasadas elecciones municipales, sigue instalado en el más absoluto de los hermetismos y alejado de la proyección pública. El alcalde en funciones de la capital ha atendido esta mañana a la prensa tras recibir en el Salón de los Espejos de la Casona del Parque a los clubes deportivos que han ganado competiciones deportivas en la presente temporada y ha insistido en que el acuerdo aún no está cerrado y que no va a entrar a analizar los términos de las negociaciones hasta que el pacto sea firmado. En este sentido, cabe recordar, dada la tutela que se ha ejercido, que la última palabra la tendrán las direcciones nacionales de ambos partidos, especialmente la de Ciudadanos.

En la recta final de las negociaciones, Francisco de la Torre ha apelado al sentido de la responsabilidad y de servicio a la ciudad así como a anteponer el interés de Málaga «por encima de cualquier otra consideración» para intentar lograr un acuerdo de gobierno que dé estabilidad política a la capital.

Cuestionado sobre si confiaba en llegar a un acuerdo antes del sábado, De la Torre ha dicho: «Como confío siempre en el sentido de la responsabilidad de dos fuerzas que han de ser responsables, el PP y Ciudadanos; como confío en la responsabilidad en el plano personal que cada uno debe tener; y como confío en el sentido del servicio al bien común que debe motivar a los políticos y no otra cuestión, confío en que sí».

Proporcionalidad en las concejalías

En este sentido, ha sostenido que «lo lógico» y lo que marca el «sentido común» es que el acuerdo se pueda anunciar el sábado y ha insistido en que en el reparto de áreas debe haber «proporcionalidad» entre la representación del PP (14 concejales, uno más que en 2015) y Ciudadanos (uno menos que hace cuatro años). En este punto, cabe recordar que la formación naranja llegó a la mesa de negociaciones con un documento en el que reclamaba cuatro áreas de gestión: Empleo y Economía Productiva, Turismo, Cultura y Deportes.

 

Francisco de la Torre ha mostrado su confianza en ser reelegido por una sexta vez para seguir al frente del Ayuntamiento de Málaga y ha dado varios argumentos. Así, el alcalde en funciones ha recordado que el PP es la lista más votada (si no hubiera acuerdo con Ciudadanos y tampoco de este partido con la izquierda, gobernarían los populares porque así lo establece la legislación), que Ciudadanos ha situado a los populares como «socio preferente» para llegar a acuerdos y que la única fórmula para que él no sea alcalde es que Ciudadanos apoye al aspirante del PSOE, Daniel Pérez, quien también necesitaría el respaldo de Adelante Málaga (la coalición de IU y Podemos».

De la Torre se ha mostrado tranquilo sobre sus opciones y ha subrayado que sus resultados electorales fueron «buenos» (subió en concejales, uno más, y votos, más de 10.000 papeletas), que fueron apoyos «muy transversales» y que desde el primer momento tendió la mano a Ciudadanos para que haya un gobierno de coalición que dé estabilidad al Ayuntamiento de Málaga.

Mientras tanto, en el PSOE aguardan acontecimientos instalados en un silencio que mañana, viernes, prevé romper Daniel Pérez ofreciendo una rueda de prensa. Por el momento, no ha querido hacer ninguna valoración de cómo se están desarrollando las conversaciones entre el PP y Ciudadanos.