Alumnos del colegio San José le sacan los colores al plástico

Aspecto de uno de los patios del colegio, con los peces elaborados a partir del plástico. /SUR
Aspecto de uno de los patios del colegio, con los peces elaborados a partir del plástico. / SUR

Estudiantes de primero y segundo de la ESO de este centro de la barriada de Carranque han trabajado en un proyecto que buscar acercarles a las riquezas del mar y concienciarles sobre los problemas del medio ambiente

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los usamos a diario, pero se han convertido en el mayor problema ambiental del planeta. La isla de plástico del Pacífico tiene ya una extensión como Francia, Alemania y España juntas. Y sigue creciendo. Concienciar a los alumnos de este problema ambiental y valorar la fauna marina del Mediterráneo ha sido el objetivo del proyecto 'Plásticos en el Mediterráneo', que han llevado a cabo alumnos de primero y segundo de la ESO del colegio San José, de los Jesuitas, situado en la barriada de Carranque.

Las creaciones de los alumnos han convertido dos patios interiores en grandes acuarios, donde cuelgan las especies marinas que ellos han construido a partir de plásticos y papel y han coloreado. Mirando desde las cristaleras que rodean el patio parece un gran acuario, incluso han puesto un toldo azul que simula el reflejo del mar visto desde abajo.

Este proyecto de aprendizaje basado en problema ha ido de la mano de los departamentos de Plástica y de Ciencias. Ha implicado a unos 180 alumnos, que durante un trimestre han trabajado en documentarse sobre especies marinas mediterráneas amenazadas, se han informado sobre los problemas medioambientales que ocasionan los plásticos y han elaborado murales explicativos y, finalmente, han construido las réplicas de estas especies marinas, colgándolas luego en estos patios del colegio. Cada grupo de cuatro alumnos buscó información sobre un determinado pez, gasterópodo o molusco, realizaron dibujos y un ficha para hacer un cartel divulgativo para exhibir junto a la instalación artística, que es el producto final del proyecto.

«La implicación de los alumnos ha sido total, muy entregados desde el primer momento», señala Lola Sánchez, profesora de Educación Artística. Reconoce que al principio los alumnos no tenían claro el resultado del proyecto, pero que en cuanto han visto la magnitud de lo que han hecho y el resultado, ya colocado, «han alucinado». Afirma que han recibido muchos elogios de los compañeros y considera que es «una forma muy original de protestar por los problemas ambientales».

Los jóvenes, trabajando en el proyecto, que en las otras imágenes muestra algunos de sus resultados. / SUR

Aunque cada día hay una mayor concienciación medioambiental, lo cierto es que ha sido a través de este proyecto como muchos alumnos se han acercado de una manera más intensa a este tema. A lo largo de la investigación se han informado de una manera más profunda y han conocido especies marinas que desconocían existieran en el mediterráneo, como las tortugas o la foca monje, explica la profesora.

No es el primer proyecto de aprendizaje basado en problemas que realiza este centro de la Fundación Loyola en la capital. En el curso 2010/11 Lola Sánchez desarrolló un proyecto sobre mujeres artistas desconocidas, con 101 réplicas y retratos de 26 pintoras. 'Historia: Femenino singular' consiguió el tercer puesto en el concurso nacional de coeducación, los Premios Irene, del Ministerio de Educación. Este año también han ilustrado la agencia del Colegio de Trabajo Social de Málaga, también con imágenes de malagueñas relevantes para ilustrar cada mes de la agenda.

Para Lola Sánchez, el aprendizaje basado en problemas es ideal para que los jóvenes trabajen, investiguen y se impliquen, de manera que «interiorizan mucho mejor lo que queremos enseñarles».