Una pérdida de reputación sanitaria que no extraña

Fachada del Hospital Clínico Universitario/
Fachada del Hospital Clínico Universitario

A los profesionales de Carlos Haya y el Clínico no les sorprende el descenso de prestigio de los hospitales y lo achacan a las carencias que sufren y a una gestión del SAS alejada de la realidad

ÁNGEL ESCALERAMálaga

Los resultados de la tercera edición del Monitor de Reputación Sanitaria (MRS) elaborado por Merco han dejado en mal lugar a los hospitales Regional Carlos Haya y Clínico Universitario, aunque no han cogido por sorpresa ni han extrañado a los profesionales de ambos centros. «Es algo que se veía venir. Los recortes tienen un precio. Y lo estamos pagando de muchas formas. Una de ellas es el descenso del prestigio de los dos hospitales», afirmó un facultativo del SAS con una reconocida experiencia. «Los profesionales estamos muy dolidos, pero no nos sentimos responsables de la pérdida de puestos en el ranking de reputación sanitaria. La responsabilidad la tiene el SAS por estar aplicando un tipo de gestión de los recursos muy alejado de la realidad», señalaron fuentes del servicio de ginecología del Hospital Materno.

Tal como informó SUR en su edición del pasado jueves, Carlos Haya ha caído en picado en el Monitor de Reputación Sanitaria al pasar en un año del lugar 17 al 49. «Ese descenso de 32 puestos, aun siendo llamativo, si se analiza la situación, resulta lógico. El tema de fondo es que el hospital se va al garete. Es normal que la gente note que ha habido un descenso de la calidad y un incremento de las demoras en la asistencia. Y si el panorama no va a peor es por el esfuerzo que hacemos los profesionales todos los días. No obstante, llega un momento en que no damos más de sí para tapar tanto agujero», recalcó otro médico consultado por SUR.

Si el desplome de Carlos Haya en cuanto a la reputación se refiere ha sido muy grande, tampoco ha salido bien parado el Clínico, que ha perdido 13 posiciones si se compara con los datos del MRS de 2015. Ahora ocupa el puesto 33 cuando hace un año estaba en el 20. «Lo único positivo que veo de este asunto es que por primera vez estamos por delante de Carlos Haya en el ranking», afirmó un profesional del Clínico, que, sin embargo, incidió en que las carencias de ambos centros son parecidas, aunque cada uno tenga sus características específicas. «La crisis ha hecho mucho daño a la sanidad pública. Los recortes los estamos padecido tanto los trabajadores como los enfermos. No hay más que darse una vuelta por los hospitales para comprender que nos encontramos cada vez peor. Hacemos nuestro trabajo como podemos, pero llega un momento en que se nos abren tantos frentes que es imposible atenderlos». Y no lo digo por echar balones fuera y eludir responsabilidades, recalcó otro facultativo.

El descenso de las plantillas de Carlos Haya y el Clínico, el deterioro de los servicios a causa de los tijeretazos aplicados durante años, el aumento de las listas de espera quirúrgicas y diagnósticas, el colapso en las consultas de revisiones de los pacientes, la no sustitución de las bajas y de las jubilaciones del personal, las demoras en las citas para ser visto por los especialistas y, en general, la mayor dificultad para acceder al sistema sanitario son elementos que hacen un flaco favor a la consideración de los hospitales del SAS en Málaga.

«El notable retroceso que hemos tenido en el Monitor de Reputación Sanitaria es consecuencia de un cúmulo de factores negativos. Cuando se lleva a cabo una gestión de espaldas a la realidad de los profesionales y de los pacientes, como es la que se marca desde el SAS, no puede sorprender lo que ha sucedido», precisaron fuentes sanitarias.

¿Y el futuro? Los profesionales consideran que para mejorar el prestigio de Carlos Haya y del Clínico es imprescindible dotarlos de más recursos humanos y materiales y atajar el problema de las listas de espera y de las demoras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos