Mujer soltera de 30 a 44 años con casos de violencia de género, perfil de la mayoría de los usuarios del servicio de asistencia a víctimas de la Junta

Los profesionales de esta oficina, ubicada en la Ciudad de la Justicia, realizaron en 2015 unas 834 actuaciones en este sentido

ALVARO FRÍAS

Una mujer soltera, de 30 a 44 años, con estudios de secundaria y con casos de violencia de género. Ése es el perfil al que responden la gran mayoría de las personas que recurren al Servicio de Asistencia a Víctimas de delitos de la Junta de Andalucía. Así lo han anunciado esta mañana desde el Gobierno andaluz, desde donde han precisado que a lo largo de 2015 se realizaron 6.672 actuaciones en esta oficina, ubicada en la Ciudad de la Justicia.

Se trata de un servicio gratuito de la Junta, en el que se ofrece apoyo jurídico, social y psicológico a las víctimas de los delitos que lo requieran. El delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, ha indicado que el objetivo fundamental de este recurso es el de ofrecer una repuesta especializada e integral a las necesidades específicas de los usuarios.

De esos usuarios, su gran mayoría durante 2015 fueron víctimas de delitos contra las personas (61 por ciento de los casos), seguidas por las relacionadas con casos de delitos contra el patrimonio (13,6 por ciento), la libertad sexual (9 por ciento), la administración de justicia (4 por ciento) y contra las relaciones familiares (3,6 por ciento).

De estos usuarios, el 81 por ciento son mujeres. La coordinadora del servicio María Victoria Rosas, ha explicado que de los 645 nuevos expedientes de este año (en los casos que hay un seguimiento de la víctima y no una atención puntual), 277 fueron a mujeres en casos de violencia de género.

Por otro lado, en las 902 hojas de actuación nuevas de 2015 (son atenciones puntuales), 557 también se corresponden a casos de violencia de género. "Por ejemplo, nos ponemos en contacto con las víctimas cuando se acaba la condena de alejamiento o el procesado va a salir de prisión", ha apuntado.

Por otro lado, Rosas ha indicado que el año pasado atendieron a 61 menores de edad (42 niñas y 18 niños), lo que supone una "cifra similar a la de años anteriores". Al respecto, ha precisado que la mayoría de casos a los que se enfrentan son delitos contra la libertad sexual, además de los de acoso escolar.