La Junta defiende que La Cónsula funciona «con cierta normalidad» mientras que las aulas están vacías

Los estudiantes de la escuela de hostelería seguirán en huelga./
Los estudiantes de la escuela de hostelería seguirán en huelga.

Los alumnos de la escuela de hostelería preparan una denuncia contra el Gobierno andaluz por daños y perjuicios

JUAN SOTOMálaga

La Junta de Andalucía sigue sin mostrar síntomas de preocupación por la escuela de hostelería La Cónsula. Ni la falta de limpieza en el centro, ni la imposibilidad de que los alumnos realicen prácticas, ni la huelga indefinida que comenzaron el lunes los estudiantes han variado un ápice su punto de vista sobre las carencias del centro. Y ayer lo dejó claro el portavoz del Gobierno andaluz en Sevilla, Miguel Ángel Vázquez, quien consideró que está funcionando «con cierta normalidad».

Vázquez recordó tras el Consejo de Gobierno que el pasado mes de enero «se empezó a trabajar en la recuperación de los cursos» y que aún «se sigue trabajando» en ello. Más aún, valoró que «se ha dado un impulso importante, se está cambiando el modelo de funcionamiento de las escuelas consorcio y va a ser un funcionamiento muy positivo, no sólo para los alumnos, sino también para la comunidad autónoma».

Estas declaraciones se conocieron después de que los estudiantes en huelga anunciaran que preparan una denuncia contra la administración andaluza por los daños y perjuicios causados hasta el momento. Explicaron que han perdido mucha materia al no poder cumplirse el programa previsto y que la falta de prácticas les está suponiendo un coste elevado, ya que muchos han dejado sus trabajos para recibir una formación práctica y teórica que aún no ha llegado. También recordaron que han tenido que hacer frente a gastos de alojamiento y alimentación que no supondrían un problema si la escuela funcionara a pleno rendimiento.

Conchi Rando, una de las portavoces de los alumnos, detalló ayer que han puesto el caso en manos de abogados, a quienes remitirán toda la documentación necesaria para presentar la demanda, que en principio irán personificadas en el consejero Alonso y en el director general de Educación.

Cancelar el plan

En un acto celebrado en El Pimpi, en el que contaron con el respaldo de diferentes hosteleros, lamentaron que de momento han tenido que cancelar su plan de movilizaciones porque la policía no las ha autorizado por pedirlas fuera de plazo. «La policía nos ha dicho que van a intentar acelerar todos los trámites porque había que pedirlos con quince días de antelación», resumieron. No obstante, confirmaron que seguirán en huelga indefinida hasta que la escuela pueda funcionar con total normalidad.

Los jóvenes consideraron que el estado actual del centro es «deplorable» y recordaron que el restaurante, donde deberían hacer las prácticas y que también supone una fuente de ingresos, está cerrado, a pesar de que su formación es «sobre todo práctica».

Los estudiantes que mostraron diferentes pancartas reivindicativas contaron con el apoyo de José Cobos, propietario de El Pimpi, y de Antonio Fernández, del restaurante Dom Vinos, quienes animaron al resto de hosteleros a mostrar su apoyo a los estudiantes. «Los alumnos necesitan el respaldo de toda la profesión porque después somos nosotros los que nos beneficiamos de sus conocimientos», resumió Cobos.