Ruiz Espejo: «Durante el pacto en la provincia no ha habido tiranteces con IU»

Ruiz Espejo, el pasado jueves, en la estación Universidad del metro. /
Ruiz Espejo, el pasado jueves, en la estación Universidad del metro.

Reconoce que la situación de las escuelas de hostelería ha sido el asunto que «más problemas» ha generado durante este mandato

ANTONIO M. ROMERO

Desde agosto de 2012, el antequerano José Luis Ruiz Espejo (1966) es el delegado de la Junta de Andalucía en Málaga tras haber pasado por el Ayuntamiento de su ciudad natal y la Diputación. En puertas de las elecciones andaluzas del 22 de marzo, hace balance de estos años de gestión, donde reconoce que ha pasado momentos «complicados» y sitúa la puesta en marcha del metro y «el blindaje» de las políticas sanitarias, educativas y sociales como los grandes hitos. Cara al futuro, dice estar a disposición de su partido para seguir en el cargo si el PSOE gobierna la Junta tras los comicios autonómicos.

¿Qué balance hace de estos tres años al frente de la Delegación?

Ha sido un mandato donde hemos intentado dar respuesta a algunas de las exigencias que la ciudadanía tenía en tiempo de crisis y mucha dificultad. Especialmente hemos atendido a las cuestiones vitales de las personas, de ahí que hayamos defendido las prestaciones básicas en el ámbito educativo, sanitario y dependencia; lo que se ha denominado el blindaje de las políticas de bienestar. Ha habido una apuesta muy fuerte por el empleo y, en la última etapa del mandato, se han reactivado algunas obras como los hospitales del Guadalhorce y Ronda, el desbloqueo del hospital de la Costa del Sol, la obra de los accesos a Coín y Ronda y la continuación de los trabajos en el metro.

¿Y alguna autocrítica?

Seguramente no hemos podido llegar a atender todas las necesidades que ha habido y no siempre habremos alcanzado a poder atender a todas las peticiones que nos han hecho. La reducción política de la Administración de la Junta en las provincias ha supuesto un ahorro pero también un déficit en poder llegar a la relación directa que te piden colectivos y personas. Hemos hecho mucho esfuerzo, pero le hemos pedido mucho esfuerzo a los ciudadanos, sobre todo, a muchas entidades concertadas que han sufrido retraso en los pagos por la falta de liquidez en momentos puntuales, que ya se han solventado.

¿Cómo ha sido la convivencia con sus socios de IU estos tres años en Málaga hasta la ruptura del pacto?

La relación ha sido natural, normal, de un gobierno conjunto.

¿Ha habido tiranteces?

En la provincia, no.

Cuando se rompió el pacto, IU sacó pecho del trabajo realizado y se apuntó tantos en materias como el metro, la rehabilitación de viviendas o el plan de la bicicleta, que dependían de sus consejerías, y a la vez denunciaron que estos proyectos habían estado paralizados por el PSOE.

Considero normal que cada uno defienda la gestión que ha realizado. Hemos hecho una actuación conjunta donde el Gobierno ha valorado qué infraestructuras se priorizaban y qué medidas y programas se financiaban. Entre ellas ha figurado una obra prioritaria para Málaga como el metro, que es una obra priorizada por el Gobierno y en la que ha hecho un buen trabajo todo el Gobierno.

«El gran hito, el metro»

Precisamente la puesta en marcha del metro, aunque con retraso, ha sido el hito más destacado de este mandato.

La puesta en marcha del metro es el gran hito. Lo sería en cualquier mandato, pero en este, con la crisis que ha habido, especialmente destacable. Creo que en Andalucía no hay un proyecto de esta cuantía que se haya puesto en marcha en esta época de crisis por ninguna administración. La puesta en marcha del metro ha puesto en evidencia que era una necesidad de movilidad para Málaga, ha sido muy aceptado por el público y se están cumpliendo las expectativas en cuanto al número de viajeros.

¿En 2017 veremos el metro en la Alameda y el Hospital Civil?

Debemos verlo.

¿El compromiso de las fechas se mantiene?

Se mantiene el compromiso. La adjudicación de la obra en la Alameda en 26 millones despeja cualquier duda.

Uno de los asuntos que ha marcado la actualidad en las competencias de la Junta en este periodo ha sido el caso de La Cónsula y las escuelas de hostelería, con cierres, retrasos en el inicio de los cursos, Da la impresión que la Junta no ha estado a la altura de las circunstancias.

Hemos decidido cambiar el modelo para hacerlo más eficiente, que permita su funcionamiento sin que tengan que depender de financiación y justificaciones, que han complicado la gestión de estos años. El inicio de cualquier modelo siempre suele ser complicado.

Ese cambio de modelo, ¿no se podría haber hecho de otra manera?

El cambio de modelo siempre es complicado y está claro que las actuales exigencias que hemos incorporado a través de la Cámara de Cuentas, de la Intervención General de la Junta hacía que fuéramos hacia un modelo público definitivo en el que no hubiera ningún tipo de problemas en los controles y la fiscalización. Este cambio de modelo sabíamos que era complicado, pero creemos que la actual situación es la única que permite garantizar el funcionamiento en el futuro sin sobresaltos.

¿La situación de las escuelas de hostelería es lo que más quebraderos de cabeza les ha dado?

Ha sido uno de los asuntos que más problemas ha generado.

Con los déficits que hay en materia de camas, la ciudadanía no entiende que haya dos hospitales terminados, los de Ronda y el Guadalhorce, que estén aún cerrados. Ahora se ha anunciado que abrirán en 2015, ¿no se podían haber abierto antes?

Todo el mundo ha sido consciente de que en esta época de crisis hubo que optar por parar aquellas obras públicas que no se habían comenzado y ralentizar aquellas que estaban en marcha para adaptarlas a las exigencias que se nos planteaban de ajuste de déficit; eso ha hecho que se retrasaran esas obras. Hoy están ya desbloqueadas. En Andalucía estamos hablando de terminar hospitales para abrirlos mientras que el debate en otras comunidades ha sido el cierre de hospitales, urgencias y centros de salud a o el intento de privatizar hospitales que han sido frenados por la justicia y la movilización ciudadana.

La Junta suele hablar de que ha mantenido la apuesta por la sanidad, sin embargo si vemos la hemeroteca en estos tres años no ha parado de haber conflictos sanitarios: paros, huelgas, denuncias de recortes, cierres de camas puntuales,...

En este caso hay que diferenciar. No hay ni un recorte de derecho ni de prestación sanitaria en Andalucía. Es verdad que ha habido que ajustar la gestión a la demanda y gestionar de manera eficiente los recursos. Eso sin quitar que es verdad que a los profesionales le hemos tenido que pedir un esfuerzo, pero lo hemos hecho para no perder profesionales en el sector público sanitario.

Usted niega que haya habido recortes en sanidad en Málaga.

En derechos y prestaciones no ha habido ninguno.

¿Es partidario de un tercer hospital en la zona este de Málaga como propone el PP?

En este momento, nuestra propuesta es seguir manteniendo y mejorando la calidad asistencial en la ciudad. Desde luego, quienes han sido los artífices de los principales recortes en el ámbito sanitario en España y los que han obligado a las comuidades autónomas a reducir gastos en materia sanitaria, que vengan a proponer nuevas instalaciones sanitarias parece un poco de cachondeo. ¿Por qué no lo han impulsado desde el Ministerio donde ha desarrollado su responsabilidad política? ¿Por qué no se ha permitido que las comunidades autónomas pudieran ampliar instalaciones hospitalarias? ¿Por qué no se ha dotado a las comunidades de financiación para hacerlas? No son los más indicados para que los ciudadanos crean que van a hacer nuevas instalaciones sanitarias. No es el modelo que el PP ha desarrollado en las comunidades donde gobierna como Valencia, Madrid o Castilla La Mancha. Aquí claramente dicen una cosa cuando no gobiernan y hacen otra cuando están gobernando.

¿No es partidario del tercer hospital?

Nosotros dijimos que los recursos que tenemos se disponen para mejorar en este momento la asistencia que hay en la provincia de Málaga. Cuando llegue el momento de crecimiento económico y se puedan plantear nuevas necesidades, se abordará para ver qué modelo de ampliación hospitalaria si se necesita se plantea para Málaga.