La Junta incumple el plazo para aprobar el plan del litoral y deja en el aire 2.000 casas

Zona de Calaceite que, según el Consistorio de Torrox, ya tiene luz verde de la Junta./
Zona de Calaceite que, según el Consistorio de Torrox, ya tiene luz verde de la Junta.

Los municipios afectados critican la inseguridad que genera la prórroga y el Gobierno andaluz aduce que así estudiará mejor sus alegaciones

JESÚS HINOJOSAMálaga

Ya lo pronosticó el alcalde de Estepona, José María García Urbano, hace un mes durante su comparecencia en el Forum Europa-Nueva Economía: la Junta de Andalucía no iba a ser capaz de cumplir con el plazo que se había marcado para despejar el futuro de los proyectos urbanísticos que mantiene cautelarmente suspendidos por la aprobación del Plan de Protección del Corredor Litoral de Andalucía. Ese plazo expiraba este próximo viernes, y el Consejo de Gobierno andaluz aprobó ayer prorrogarlo durante seis meses más y, con ello, mantener la incertidumbre sobre un buen número de actuaciones previstas en el litoral malagueño que suman actualmente más de dos mil viviendas, restadas las 3.157 que, según anunciaron desde el Ayuntamiento de Torrox (gobernado por el PSOE), ya no se van a ver afectadas por el plan porque así se lo comunicaron responsables de la Consejería de Medio Ambiente en una reunión mantenida semanas atrás.

ZONAS PROTEGIDAS POR EL PLAN LITORAL

Manilva Loma del Rey: Sector de 30,37 hectáreas en el que el municipio tenía prevista la construcción de 303 viviendas.
Casares Piedra Paloma: Sector de playa de 1,65 hectáreas en el que estaba prevista la construcción de 41 viviendas.
Estepona El Velerín: Ámbito de 24,37 hectáreas situado entre los ríos Velerín y Castor en el que estaban planificadas 731 viviendas.
Playa Guadalmansa: Zona de 9,42 hectáreas en la que se proyectaron 321 viviendas.
Playa Baños: Zona que se protege por su especial valor ecológico al contener dunas y pinares.
Mijas Finca El Jinete: Sector de 5,43 hectáreas en el que se proyectaron 109 viviendas.
Vélez-Málaga Valle de Niza: En esta zona, el planeamiento urbanístico preveía dos sectores a urbanizar que suman 54,28 hectáreas.
Torre Jaral: Sector de 14,98 hectáreas en el que podrían levantarse 314 viviendas.
Arroyo El Cabo: Suma 11,36 hectáreas para 227 viviendas.
El Pinto: 83 viviendas podrían levantarse en un ámbito de 4,14 hectáreas.
La Serrezuela: 35,4 hectáreas que se preservan en el plan.
Loma de Juanelo: Dos sectores que suman 42,32 hectáreas.
Torrox Playas del Peñoncillo y de Vilches: Se preservaron inicialmente por sus valores ambientales tres sectores de suelo urbanizable ya ordenado en los que estaban previstas 3.157 viviendas. El Ayuntamiento dice que ya tiene el compromiso de la Junta para levantar este reparo y permitir su urbanización.

Con esta excepción, aún por confirmar oficialmente desde la Administración regional con la aprobación del plan, queda todavía en el aire la construcción de 2.129 viviendas de las que más de la mitad, en concreto 1.052, se corresponden con proyectos previstos por el planeamiento urbanístico de Estepona que se encontraban en la franja de 500 metros más próxima a la línea de playa, una banda que el plan litoral blindó inicialmente a la construcción de nuevas viviendas con el argumento de que son suelos con alto valor ambiental.

En las últimas semanas, responsables de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación delTerritorio han mantenido reuniones con algunos de los municipios malagueños afectados por el plan, como es el caso de Torrox, en las que han intentando tranquilizar a los alcaldes haciéndoles ver que podría ser que sus suelos no queden finalmente vetados a la construcción. Pero este mensaje verbal no termina de convencer.

Los inversores, en vilo

Así, fuentes del Consistorio de Estepona, gobernado por el PP, apuntaron que todavía no tienen comunicación alguna por escrito respecto a las alegaciones que presentaron hace más de un año al documento inicial del plan litoral. En el mismo sentido, el concejal de Medio Ambiente de Manilva y hasta hace pocos días alcalde provisional, Emilio López Berenguer, de la Agrupación Socialista de Manilva (ASM), expuso que lo que tiene que hacer la Junta es «decidirse ya y no mantener en vilo al Ayuntamiento, a los inversores y a los propietarios». En este municipio, están en cuestión sectores que suman 303 casas. Para este edil, el aplazamiento de la aprobación del plan seis meses más «es una chapuza». Además, apuntó que posiblemente puede deberse a que el gobierno autonómico está esperando para darle luz verde «a que pasen las elecciones municipales de mayo y ver qué pasa con las alcaldías».

La indignación es compartida por Concepción Labao (PP), concejala de Urbanismo de Vélez-Málaga, donde el plan litoral mantiene en suspenso proyectos que suman 624 viviendas. Como otros responsables municipales, hace varias semanas que se desplazó a Sevilla para una reunión en la Dirección General de Ordenación del Territorio de la que se vino «sin saber las respuestas a las alegaciones que presentamos». «Únicamente nos dijeron que posiblemente tendrían en cuenta las referidas a la zona de Caleta de Vélez», explicó. Según denunció, la ampliación del plazo para aprobar el plan prolonga la situación de inseguridad jurídica creada.

En el caso del municipio veleño, el decreto afecta a terrenos que habían sido adquiridos y que tenían iniciados los trámites urbanísticos para su desarrollo. El Ayuntamiento defiende que se trata de polos de dinamización turística de la localidad, como Valle Niza y Delta de Vélez.

El portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez, argumentó ayer que la ampliación del plazo para culminar el plan obedece a la necesidad de tramitar adecuadamente y resolver «con el mayor consenso posible» las 3.547 alegaciones que ha recibido por parte de municipios, grupos profesionales, empresariales, sindicales, ecologistas y particulares.