Zorrilla ve ahora el momento de un plan integral para la Trinidad y el Perchel

Ramos y Zorrilla, en la calle Carril, entre dos casas y muchos solares abandonados./Pilar R. Quirós
Ramos y Zorrilla, en la calle Carril, entre dos casas y muchos solares abandonados. / Pilar R. Quirós

El portavoz de IU quiere recuperar el encanto popular de sus casas y pide que se incluya en el Pepri Centro para obtener ayudas europeas

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

Cuentan los que vivieron en esa Trinidad y Perchel con solera de los 40 y 50, que el día del Corpus allá que salían todos sus moradores a encalar las fachadas y a llenar de flores y macetas sus ventanas y balcones. Nadie dudó nunca de que fueran dos barrios humildes, de gente trabajadora, pero el encanto de pasearlos, de disfrutar con sus vecinos a la fresquita en la puerta con las sillas de anea les daba ese sentimiento de pueblo dentro de la ciudad, de la ciudad de extramuros. Sus habitantes de aquellos años, muchos, lograron prosperar y abandonaron el barrio, donde buena parte de sus viviendas eran arrendadas. Con el tiempo se fueron quedando vacías, y en los 80 muchas calles pasaron a ser muy poco agradables para el paseo, con fachadas que se caían, y una suerte de 'okupación' que antes no se llamaba así, que puso de moda los robos de bolsos a través del método del tirón, que afortunadamente pasó a otra época.

Hubo zonas que empezaron a ser peligrosas, y cruzar la Trinidad a ciertas horas, no de noche necesariamente, era una misión de alto riesgo. Y entonces llegó un plan de rehabilitación que impulsó el otrora alcalde de Málaga Pedro Aparicio, que aunque se inició en algunas calles, donde se construyeron viviendas sociales, lo cierto es que no se llevó a cabo, y los dos barrios siguieron perdiendo irremisiblemente sus señas de identidad.

El portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla y su edil Remedios Ramos pasean en esta jornada por los aledaños de la popular calle Carril, que con el tiempo perdió esa curva característica de los trazados que tomaban prestado sus contoneos de las juderías. En ella, aún quedan casas muy bien conservadas, algunas con colores poco malagueños (como el albero, más bien sevillano o cordobés), y «un teja o bermejo, que los técnicos de Urbanismo dijeron en su día que era también característico de la zona», como explica Zorrilla durante el paseo.

Lo cierto es que la citada calle y aledañas han perdido buena parte del encanto porque están plagada de solares, algunos de ellos del Ayuntamiento y la Junta, que siguen sin edificar, como subrayan los ediles. Ejemplo claro es que en algunos de ellos hay árboles de buen porte con una maleza que se antoja peligrosa. De camino, parada de rigor en esa curiosa droguería que no ha perdido ni su esencia, ni su mobiliario y carteles desde hace 70 años. Allí está Inés Triviño, en el negocio que montó su padre, que pide seguridad, limpieza y solares limpios y sin ratas, pero tiene tan poca esperanza que piensa que «esto es dar vueltas a la noria, no tiene solución». Zorrilla le contesta que sí la hay si hay voluntad. «Pero, ¿quién tiene la voluntad?», pregunta ella.

El portavoz de IU-Málaga para la Gente lleva hoy una moción a la comisión de Urbanismo, en la que pide un plan integral de rehabilitación para la Trinidad y el Perchel Norte. Para Zorrilla es esencial que estos barrios populares recobren su esplendor, y menciona el plan integral de la Trinidad-Perchel del año 83, que era muy ambicioso pero que no se llevó a cabo. Explica que desde los 90 se han demolido algunos edificios de valor, y que en la actualidad abundan los solares abandonados, hay falta de limpieza, accesibilidad, iluminación y exceso de cableado de una casa a otra. «El barrio tiene solución si de verdad hay voluntad, y no deberíamos dejar morirlo. Trinidad y el Perchel son dos barrios con mucha solera en Málaga, muy populares, y han marcado el devenir de su historia», explica para añadir que por estos motivos su partido aboga por ampliar el Pepri Centro para que la zona pueda contar también con ayudas europeas a la rehabilitación y urbanización de las calles. «No tiene sentido que el Ayuntamiento los vaya a incluir en la Zona de Gran Afluencia Turística para la liberación de los horarios de los comercios y, sin embargo, los deje fuera del Pepri Centro y les condene a no tener ayudas europeas, que supongan un revulsivo y una mejora».

 

Fotos

Vídeos