Toda una vida como garantes de la seguridad

Toda una vida como garantes de la seguridad
Germán Pozo

La Policía Nacional homenajea a los jubilados del cuerpo y a quienes han cumplido más de 20 años de servicio

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La Policía Nacional ha homenajeado a las personas que han dedicado su vida a servir y ayudar a los demás. Con motivo del 195 aniversario de la fundación del cuerpo, la Policía ha distinguido a sus nuevos jubilados y a quienes llevan más de 20 años de servicio. Durante un solemne acto celebrado el auditorio Edgar Neville de la Diputación Provincial y presidido por el flamante Comisario Provincial, cerca de 50 profesionales han recogido medallas y diplomas como agradecimiento a su trabajo incansable. «Es un reconocimiento a vuestro esfuerzo y dedicación», resumió el propio Comisario, Manuel Javier Peña Echevarría.

El inspector jefe José Luis Viera Ariza fue el encargado de tomar la palabra en representación de los agasajados y aprovechó para animar a las nuevas generaciones y recordarles que la profesión de policía significa ponerse al servicio de los ciudadanos. «Los ciudadanos nos pagan y el empleado debe ser leal a su patrón y a su país». Tras recordar brevemente su inicio en Miguel Ángel, 5, en la Dirección General de la Policía en Madrid, aseguró a los nuevos que van a pertenecer «al mejor cuerpo policial del mundo». Durante su despedida comunicó a los presentes que han creado una asociación de jubilados de la Policía Nacional para ayudar a las viudas del cuerpo.

El acto fue abierto por el diputado provincial Fran Oblaré, y cerrado por el nuevo Comisario Provincial. Manuel Javier Peña aprovechó su intervención para recordar brevemente algunos de los hitos del cuerpo desde que en 1824 se firmara la cédula de creación de la Policía del Reino. Entre otros, explicó que ellos fueron los primeros en organizar los gabinetes de policía científica, en incorporar la utilización del ADN policial o en crear un número telefónico de atención de tres cifras (091).

Sobre el futuro avanzó que la policía «quiere seguir siendo un referente para la seguridad de todos los ciudadanos» y consideró que ellos son «el termómetro que sirve para medir el grado de respeto de un país por los derechos humanos». Antes de clausurar el acto, pidió a todos los asistentes que sigan haciendo gala de honradez, nobleza, sacrificio y entrega.