Vecinos de La Unión frenan, de momento, la señalización de la zona azul

Los vecinos para los trabajos de los operarios/ÑITO SALAS
Los vecinos para los trabajos de los operarios / ÑITO SALAS

Los trabajos se han pospuesto ante la protesta de un grupo de vecinos contra la implantación del SARE en el barrio, cuya puesta en marcha en fase de pruebas está prevista para octubre

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Los aparcamientos del entorno de La Unión han empezado este martes a teñirse de azul. En principio, son 290 plazas las que el Ayuntamiento pretende habilitar, pero en la jornada de hoy sólo se han señalizado cinco. ¿El motivo? El rechazo de parte de los vecinos del barrio. Al grito de «SARE no», con silbatos, cacerolas y una pancarta acusando de mentir al alcalde, Francisco de la Torre, una treintena de residentes han protestado durante todo el día mientras operarios trataban de pintar de azul los primeros estacionamientos en la calle Andarax. Algunos han llegado a retirar las cintas adhesivas que se usan para delimitar las líneas antes de pintar, por lo que los trabajadores decidieron parar al menos hasta que llegara la Policía Local. Varias unidades, incluido un furgón de la Policía Nacional, ha estado en la zona intentando disuadir al grupo de vecinos mientras el gerente de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Smassa), Manuel Díaz, intentaba resolver las dudas de los presentes. Pero ni por esas. Aunque en el Consistorio han barajado la opción de colocar vallas para permitir el trabajo de los operarios, finalmente se ha optado esta tarde por posponerlo, en principio, para mañana. Por su parte, la asociación de vecinos Cooperación, ya ha solicitado permiso para una manifestación contra la zona azul para el próximo día 20.

Mientras tanto en el Ayuntamiento de Málaga mantienen que la zona azul se implantará en pruebas, comenzando a funcionar a partir del 1 de octubre en las calles Camino de San Rafael, Andarax, Amarguillo, La Unión, Alfambra, Alagán y Antonio Martelo. «Vamos a probar y si en ocho meses o un año no da los resultados que sí está dando en otras zonas de la ciudad se retirará», afirma el concejal de Movilidad, José del Río, quien defiende la puesta en marcha de la zona azul para fomentar una mayor rotación de vehículos. Sin embargo, lo cierto es que la puesta en marcha de los estacionamientos regulados ya se ha pospuesto en dos ocasiones en los últimos años debido a los recelos vecinales y de parte de los comerciantes. «En octubre se le dijo al alcalde que no queremos la zona azul, y no quiere enterarse», se queja Diego Lobato. «Lo único que pretenden es sacar dinero», añade otra vecina. Por su parte, Javier (prefiere no dar el apellido), se muestra a favor. «Por un euro a la semana que le cuesta a los residentes creo que es positivo, porque aquí hay muchas personas mayores que no mueven el coche en un mes», comenta. Entre los comerciantes también hay distintas posturas. Mientras Pablo Sobrino entiende que «no es lógico» poner la zona azul y no considera que vaya a beneficiar a su negocio de tatuajes, Iván Salas sí considera que una mayor rotación de vehículos facilitará el aparcamiento a las clientes que no son del barrio. Aún así, también expresa sus dudas al entender que la mayoría de plazas seguirán ocupadas por residentes. «Al final, la diferencia será que habrá que pagar», añade.

Precisamente por estas discrepancias, en el Consistorio defienden la decisión de poner la zona azul en fase de pruebas. «Si hay dudas, lo que hay que hacer es probar y luego ver los resultados», apunta la concejala del distrito de Cruz del Humilladero, Teresa Porras.

El calendario establecido por la sociedad municipal de aparcamientos (Smassa) marca que hoy comenzaban los trabajos de señalización horizontal y vertical y a partir del día 11 de septiembre, la instalación de los parquímetros sin entrar en funcionamiento hasta el 1 de octubre. Mientras tanto del 16 al 30 de septiembre, dos vigilantes ofrecerán información sobre el funcionamiento de la zona azul de Cruz del Humilladero para que el 1 de octubre pueda entrar en vigor. La fase de prueba no puede prolongarse más de un año.

Las tarifas que se aplican a los residentes conllevan descuentos con respecto a la tarifa normal que llegan a un 98% en el caso de la de residente semanal. Concretamente, la tarjeta para residentes posibilita el aparcamiento en zona azul por 0,20 euros al día y un euro a la semana. Se pueden conceder tantas tarjetas de residente como miembros en la unidad familiar tengan permiso de conducir y no es motivo de exclusión tener plaza de aparcamiento en el entorno. La tarjeta para personas con movilidad reducida ofrece las mismas condiciones que las de residentes, tanto en la modalidad de un día como de una semana. Por último, los vehículos eléctricos están exentos del pago de la zona azul.