Uber despliega hoy 250 patinetes de alquiler de su marca Jump en Málaga

Los nuevos patinetes de la marca Jump, perteneciente a Uber, ayer en el Parque de Málaga. /Salvador Salas
Los nuevos patinetes de la marca Jump, perteneciente a Uber, ayer en el Parque de Málaga. / Salvador Salas

La multinacional amplía sus servicios de VTC en la provincia y ya se extiende desde Nerja hasta Estepona, con unos 500 vehículos

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Un año después del desembarco de la marca, Uber estrena hoy en Málaga su servicio de alquiler de patinetes eléctricos. Se llama Jump y contará en un principio con 250 unidades, que se pueden reservar a través de la misma aplicación que ya se utiliza para pedir vehículos de VTC.

Esta será la segunda ciudad de España, después de Madrid, en contar con esta posibilidad. Yuri Fernández, portavoz de la compañía en España, explica que ello se debe a dos motivos: el primero es la apuesta «valiente» del Ayuntamiento por una movilidad sostenible, con la peatonalización del Centro; la presencia de empresas del sector y los proyectos piloto de coches eléctricos. «Málaga es la capital española de la nueva movilidad», afirma.

En las últimas semanas se ha producido un baile de nombres entre los operadores. La salida de Bird y Eskay coincidió en el tiempo (a finales de mayo) con el despliegue de Helbiz, una operadora de origen estadounidense, de similares características en cuanto a características, precio y prestaciones que casi todas las demás, y que inició su andadura con una flota de unas 150 unidades repartidas por el Centro y las zonas costeras, según los datos de la aplicación. Por tanto, tras la entrada de Jump serán de nuevo ocho las marcas presentes en el mercado: Voi, Lime, Tier, Wind, Ufo, Movo, Helbiz y la ya citada, con un parque móvil total diario de más de 2.000 unidades (esta cifra fluctúa, con días de mayor y menor oferta, de acuerdo con la demanda prevista).

Plataforma multimodal

Para tratar de evitar las quejas que otros servicios han suscitado de los vecinos de las zonas más concurridas (el Centro y barrios costeros) y de personas con movilidad reducida, el aparcamiento estará prohibido en todas las calles peatonales del Casco Histórico y en el Muelle Uno. Además, habrá operadores encargados de la gestión de la flota, para paliar las posibles molestias por el aparcamiento inadecuado. El directivo mantiene que la de Jump será una apuesta a largo plazo, y muestra su intención de ir de la mano del Ayuntamiento para promover la movilidad del futuro y dar servicio en las zonas con más carencias de transporte público. El precio será el mismo que en la mayoría de marcas que ya estaban presentes en la capital: un euro para el desbloqueo y 0,15 euros por minuto de uso.

En lo que se refiere al segundo factor, Fernández se refiere a los buenos resultados del servicio de VTC, con un gran número de usuarios y aumentos exponenciales (aunque la entidad rechaza dar las cifras). Después de un año de operación, Uber amplió la semana pasada el área de cobertura y ya está presente en toda la Costa del Sol, desde Nerja hasta Estepona, una de las zonas más extensas de Europa donde trabaja, con casi 150 kilómetros lineales. Empezaron con unos 200 vehículos y ya son unos 500 los que están disponibles en temporada alta. El portavoz de la empresa lo justifica por la gran demanda de turistas que ya lo conocían, y por el crecimiento exponencial del público local.

La llegada de Jump es el primer escalón hacia un proyecto más ambicioso de Uber, con la implantación de una plataforma multimodal, donde el usuario, a través de la 'app', podrá gestionar la mejor fórmula para llegar de un punto a otro; de manera que el sistema hará propuestas en función de condiciones como la prisa o su presupuesto, para lo que combinará opciones de transporte público, de VTC y de patinetes para llegar al destino solicitado. «Es una nueva manera de entender el negocio, en la que vamos a convertirnos en una plataforma de movilidad integral, en la que se combinan distintos medios de transporte en un sólo viaje, con una integración plena».