Tres jóvenes malagueños afirman haber obtenido lo que podrían ser imágenes encriptadas en la Biblia