Una treintena de VTC fueron denunciadas ayer en el litoral

F. JIMÉNEZ MÁLAGA.

La Policía Local de municipios de la Costa y la Guardia Civil han intensificado su vigilancia sobre los vehículos de transporte con conductor (VTC) coincidiendo con la entrada en servicio de la plataforma digital Uber y el incremento de la actividad de Cabify, al objeto de verificar la actividad de estos coches. Una mayor presencia policial que ayer se saldó con cerca de una treintena de VTC denunciadas (entre las que había pertenecientes a ambas operadoras) por no llevar a bordo el contrato de arrendamiento o llevarlo indebidamente cumplimentado, carecer de hoja de ruta o por captación o recogida de clientes que no hayan contratado el servicio previamente. En este sentido, cabe reseñar que estos vehículos únicamente pueden prestar servicio bajo precontratación.

En la capital, el dispositivo montado por la mañana por la Policía Local en el aeropuerto concluyó con diez VTC denunciadas por cometer algunas de las infracciones citadas anteriormente. Por la tarde también hubo presencia policial en la zona de precontratación habilitada en el aeródromo, aunque con menor incidencia. En la misma línea, la Policía Local de Benalmádena instaló un control en la avenida Antonio Machado, a la altura de la rotonda de Los Molinillos, mientras la Policía de Marbella hacía lo propio en diferentes puntos de la ciudad.

Estas actuaciones son fruto de los compromisos que los ayuntamientos están asumiendo con el sector del taxi para velar por el cumplimiento de la normativa de contratación de servicios de VTC como consecuencia de la presencia más numerosa de autorizaciones VTC y del incremento de su actividad a través de aplicaciones informáticas como Uber y Cabify. En la capital, el Ayuntamiento ha creado un protocolo de inspección que está sirviendo de base para complementar la formación de los policías locales en esta materia.