De la Torre: «En Málaga necesitamos varios hoteles como el hotel del puerto»

Salvador Salas

El alcalde ratifica la apuesta por este proyecto en el dique de Levante y afirma que «sigue adelante»

Matías Stuber
MATÍAS STUBER

Una entrevista con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, como preludio de una nueva temporada de cita televisiva para diseccionar, analizar y valorar lo que acontece en la capital y en el resto de la provincia. La Alameda retornó este jueves tras su parón veraniego y lo hizo en una sesión monográfica, centrada casi en redondo y en exclusiva en asuntos de la capital. El programa que dirige y presenta el director de SUR, Manuel Castillo, y que se emite los jueves en 101TV, sondeó respuestas a un amplio abanico de temas candentes.

Pocas veces en los últimos años se recuerda un inicio del curso político tan cargado de elementos y piezas que necesitan encontrar su encaje en una realidad que mantiene al ciudadano malagueño, ahora mismo, con dudas importantes sobre el futuro del nuevo hospital, el desarrollo del metro, la conclusión definitiva de la Alameda Principal, o la construcción del hotel del puerto en la zona del dique de Levante, por nombrar solo algunos de los asuntos que fueron deslizándose a lo largo de hora y media de debate e interrogatorio periodístico. Precisamente sobre esta última infraestructura, que cuenta con detractores en algunos sectores y colectivos de la ciudad, De la Torre volvió a insistir en su utilidad para la ciudad. «En Málaga necesitamos varios hoteles como el hotel del puerto», dijo sobre un proyecto que ya ha pasado la fase de alegaciones y que ahora mismo se encuentra en el trámite de cambio del plan especial del Puerto.

El turismo está viviendo días convulsos. La caída del gigante Thomas Cook ha sido como un ciclón. Aunque sus efectos no han sido devastadores para la Costa del Sol, sirven como un aviso. El horizonte no es tan halagüeño como lo ha sido hasta ahora. Prevenir y adaptar estrategias puede ser diferencial para que la llegada de turistas a Málaga siga siendo tan primorosa como lo ha sido en los últimos años. En este contexto, De la Torre expuso la necesidad de que la capital vaya subiendo su apuesta por un turismo de calidad y alto poder adquisitivo. El hotel del Puerto, proyectado en el dique de Levante, es una señal directa a este segmento, dio a entender el regidor, además de reiterar que su construcción serviría para paliar la falta de plazas hoteleras.

Déficit de hoteles

«En Málaga necesitamos hoteles importantes, tenemos un déficit de hoteles», aseguró. Sobre el futuro del hotel del puerto no mostró dudas y señaló que va a devenir en un punto de inflexión para la ciudad. «El hotel del puerto sigue adelante y va a mejorar la oferta hotelera de Málaga. Necesitamos más hoteles de 400 y 500 habitaciones», abundó. Para De la Torre, este proyecto será también un arma para «atraer más eventos y congresos a la ciudad».

En relación a otra infraestructura que está aún en el aire, el nuevo hospital, y un posible cambio de su ubicación, De la Torre dejó entrever que él prefiere que se levante en la zona este antes que en los terrenos del Civil. En este sentido, habló de suelos disponibles al norte de la ronda de la zona este, en el Limonar.

En todo caso, De la Torre dejó claro que es una decisión que, en última instancia, está en manos de la Consejería de Salud. «Nosotros estamos acompañando a la Junta no tanto en la decisión, sino ayudando a que la decisión que se tome se cumpla. Me consta la intención de la Junta es actuar con celeridad», dijo, advirtiendo, eso sí, que la infraestructura requiere de un terreno con 200.000 metros cuadrados. A pesar de que los terrenos que acogen la Feria en verano cumplen de sobra con este requisito, De la Torre descartó esta opción. «¿Dónde nos llevamos la Feria?», se preguntó. El metro es otro asunto de interés. Con Málaga abierta en canal desde hace una década, el alcalde abogó por un respiro en cuanto se finalice el tramo hasta la Alameda Principal. No obstante, recordó que la Junta «está haciendo estudios de demanda para La Malagueta y el PTA», y que él sigue abierto a escuchar nuevas propuestas en este sentido.

Convento de la Trinidad

También se abordó la situación del Convento de la Trinidad y su posible futuro como museo arqueológico. Es el último proyecto que baraja ahora la Junta de Andalucía para darle uso a una infraestructura que ha sufrido en exceso el vaivén de los dirigentes políticos. Descartada la posibilidad de intercambiar fondos con el Museo de Málaga (El Gobierno central se opone), De la Torre quiere dotar al convento de piezas provenientes de otros museos andaluces y de fondos que son propiedad de la Junta. Su intención última, así quedó claro, es convertir el convento en un espacio de carácter educativo. «Planteamos que la Trinidad tenga fondos de la Junta y los acompañe con un proyecto educativo», aclaró al respecto.

En asuntos de gestión, De la Torre también abordó la actual situación de Limasa y destacó que el servicio de limpieza habría mejorado sustancialmente. También confirmó que se consumará su inclusión completa en la estructura del Ayuntamiento. «Quedan muy pocos meses para que Limasa sea pública. La gente que viene de fuera nos habla de que Málaga está más limpia», detalló.

A De la Torre también se le indagó sobre la salud del eje Málaga-Sevilla, que parece venido a menos en los últimos meses. En este punto, sacó a pasear el traje de diplomático y subrayó que ambas ciudades «somos motores de la economía andaluza y es bueno pensar en nuestra conexión». Sí aseguró, al respecto, que con el Gobierno del PSOE en la Junta existía una situación de agravio: «En la anterior etapa no había ecuanimidad. Cuando podía, la Junta ayudaba a Sevilla». Como prueba de la vitalidad de Málaga, el regidor se congratuló por obtener los Premios Goya y los Premios Max. Ambos se celebrarán el año que viene en la capital. También hizo alusión al Teatro de Antonio Banderas en el Soho y volvió a lamentar que no se haya plasmado en el Astoria. «Algunos lamentarán lo que dijeron en su día», señaló en alusión a las críticas que recibió este proyecto, en su momento, por parte de la oposición en el Ayuntamiento de Málaga.

Nuevo mandato

De la Torre quiso demostrar que tiene los conceptos claros. Es indiscutible, a estas alturas, que el regidor dispone de la capacidad para conjugar una ecuación de ciudad en la que confluyen el acierto propio y los frutos de unas políticas que se emprendieron en el Ayuntamiento hace ya algunos años. Y quiere continuar sobre esta senda sin necesidad de estar redireccionando el paso, ahora que se encuentra en una nueva tesitura. Por primera vez, está cogobernando en el Ayuntamiento. En su caso, como se sabe, con Ciudadanos. De la Torre resaltó como buena esta experiencia novedosa: «Es algo positivo y da más estabilidad que un simple pacto de investidura. Permite plantear cosas tan obvias y necesarias como aprobar los presupuestos», explicó. En este sentido, destacó que su gobierno, con la buena relación que existe con la portavoz de Ciudadanos, Noelia Losada, está gozando de estabilidad.

Visto por el retrovisor, la relación de De la Torre con Juan Cassá, el ahora portavoz de Ciudadanos en la Diputación, nunca estuvo ausente de sobresaltos y complicaciones. Al inicio del anterior mandato, se mantuvo cierta cordialidad, sobre todo, en lo estético. El PP y su acción de gobierno dependía de los votos naranja y entonces Ciudadanos aún no formaban parte del Gobierno municipal. Pero la relación entre ambos se iba a complicar sobremanera a finales del mandato. Hasta el punto de que Cassá le echó un pulso a De la Torre, vetando su investidura en el caso de que no prescindiera del edil Francisco Pomares, investigado, entonces, por el caso de Villas del Arenal. Cassá tuvo que doblegar. No obstante, sigue acariciando su propia importancia como llave en el actual arco de concejales, como demostró en una entrevista muy traqueteada en todos los corrillos, publicada este jueves por este periódico. En ella coquetea con la posibilidad de una moción de censura, asegurando que «no tiene una bolita mágica» para saber lo que puede pasar a lo largo de este mandato. Preguntado al respecto, De la Torre dio muestras de no darle mucha importancia a Cassá. «Entra en el uso de su libertad», se limitó a decir.

Villas del Arenal

Sí volvió a hacer una defensa rotunda de Pomares, que está sin responsabilidades ahora mismo en el gobierno. Una situación, aseguró De la Torre, que cambiará cuando se produzca el sobreseimiento del caso de Villas del Arenal. «Creo que la actuación judicial va en esta dirección. El señor Pomares y la señora Porras son inocentes y han sido víctimas de un montaje», volvió a manifestar. Preguntado sobre su futuro, De la Torre no descartó que se pudiera presentar de nuevo en 2023 como candidato a la alcaldía: «Ya veremos».

El último tramo del programa sirvió para analizar y debatir sobre la reforma de la Alameda Principal. Se unió al subdirector de SUR, Javier Recio, y a los periodistas Alberto Gómez y Ana Pérez-Bryan, la redactora jefa de Local, Ana Barreales. Esta última aseguró que «la peatonalización de la Alameda Principal es la mayor transformación del Centro Histórico desde la reforma de la calle Larios». Suscitó debate la amplitud que deben tener las terrazas que ocuparán los laterales. Por otra parte, Barreales aclaró que la última fase de esta reforma se completará cuando termine este año.