Técnicos de Tragsa revisan los Baños del Carmen ante la próxima devolución del 'camping' a Costas

Vecinos de Pedregalejo inspeccionan varios ejemplares de Siempreviva malagueña. /Germán Pozo. Archivo
Vecinos de Pedregalejo inspeccionan varios ejemplares de Siempreviva malagueña. / Germán Pozo. Archivo

La empresa estatal elabora un informe para una intervención que permita preservar las plantas en peligro de extinción y sanear los nuevos terrenos públicos

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El Gobierno central se prepara para asumir en las próximas semanas la titularidad de los terrenos del antiguo 'camping' de los Baños del Carmen, que hasta el pasado verano formaban parte de la misma concesión que el restaurante del balneario. Técnicos de la empresa pública estatal Tragsa se encuentran estos días inspeccionando los terrenos para hacer una radiografía del estado del solar de los eucaliptos y la playa, que suman unos 30.000 metros cuadrados.

El objetivo es elaborar un informe con las medidas necesarias a corto plazo para permitir el acceso libre de los ciudadanos a la zona, a la espera del proyecto definitivo para acometer un gran parque marítimo, que está llevando a cabo la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento. Según pudo saber SUR, entre los principales puntos de esta primer intervención está la protección de la Siempreviva malagueña (Limonium Malacitanum), una planta de roca endémica, que sólo se encuentra en puntos de la costa de Málaga, y que se encuentra protegida por estar en peligro de extinción. El mayor yacimiento de estas se encuentra en la parcela de las antiguas pistas de tenis, que ha quedado expuesta tras la orden que la Consejería de Medio Ambiente dictó meses atrás a los antiguos concesionarios para que retiraran el mobiliario y las vallas.

Los especialistas también están revisando el estado de la masa arbórea y los elementos inestables, especialmente, las ruinas de las antiguas casetas y de las construcciones del 'camping', que podrían suponer un riesgo para la población y que tendrán que ser derribadas. Así como el del muro de cerramiento perimetral, que desaparecerá cuando se lleve a cabo el proyecto definitivo.

Acceso de vehículos

Durante esta primera fase de la nueva 'vida' pública del espacio también será necesario regular el acceso de vehículos con destino al restaurante. De momento, un empleado de la concesionaria es el que está regulando el acceso, que sólo está autorizado por la Junta para los empleados y los proveedores, pero no para los clientes.

Desde la Subdelegación del Gobierno se limitaron a informar de que técnicos de Tragsa están llevando a cabo una evaluación del estado de los terrenos, con carácter previo a la próxima firma del acta de reversión.

Las ruinas de varias casetas del antiguo recinto de acampada se tendrán que derribar

Y todo ello, con el telón de fondo de que probablemente trascurrirá al menos un año desde el momento en el que se produzca la reversión del suelo a la Demarcación de Costas hasta que puedan comenzar los trabajos para habilitarlo como una nueva zona verde para los vecinos de Pedregalejo. Hay que tener en cuenta que el próximo 26 de mayo se celebrarán las elecciones municipales, por lo que esta será una de las primeras tareas sobre la mesa para el equipo de gobierno que salga de las urnas.

Conforme a la hoja de ruta fijada meses atrás, la sociedad concesionaria del restaurante ya ha limitado el ámbito de su explotación a los 1.802 metros cuadrados que Costas estipuló como aptos para la actividad de hostelería. Además, ha cesado la actividad y desmantelado las pistas de tenis, y ya no se permite el uso como 'parking'. Sin embargo, todavía no se ha producido el acto oficial de reversión de la concesión a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta. Una vez que este se produzca, el Gobierno andaluz hará lo propio en favor del Ejecutivo central. A partir de ese momento, el Ayuntamiento será quien asuma la remodelación para acondicionarlo como parque, conforme a lo estipulado en el Plan Especial de los Baños del Carmen y de acuerdo con Costas y los vecinos.