Los taxistas de la Costa fuerzan una reunión con la Junta antes de unirse a la huelga

Los taxistas de la Costa fuerzan una reunión con la Junta antes de unirse a la huelga

El sector se suma a la exigencia a nivel nacional de que Uber y Cabify sólo se puedan reservar con horas de antelación y que regresen a su base cuando no tengan clientes

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Los taxistas de la Costa del Sol también presionan. El sector ha logrado que la Junta los reciba la próxima semana ante el aluvión de peticion de encuentros por parte de todas las asociaciones del sector. Los taxistas van a tratar de arrancar del nuevo Gobierno andaluz el compromiso de regular la actividad de los vehículos de turismo con conductor (VTC) en virtud del decreto del Gobierno de finales de septiembre que pasaba la pelota del conflicto a las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Mientras en otras regiones las administraciones autonómicas se han puesto a redactar al menos un borrador, la parálisis a la que se ha visto sometida la andaluza desde que se convocaron las elecciones hasta que esta semana ha tomado posesión el bipartito formado por PP y Ciudadanos ha frenado que, de momento, en Málaga no se hayan sumado aún a las movilizaciones de sus compañeros de Barcelona y Madrid.

Los taxistas les daban de margen una semana para que convocaran el encuentro, y finalmente será el próximo jueves 31, después de que la nueva consejera de Fomento, Marifrán Carazo, contactara con las asociaciones. Según confirmaron desde Elite Taxi, se ha solicitado que a ese encuentro acudan los principales representantes del taxi en la provincia.

La principal reivindicación que ponen sobre la mesa es que se obligue a contratar los servicios de empresas como Uber y Cabify con seis horas de antelación (ése es el punto de partida en la negociación), pero hay más en consonancia con lo que reclaman a nivel nacional: que los VTC vuelvan a su base cuando no estén de servicio en lugar de seguir circulando o aguardar en el entorno de áreas de gran afluencia (aeropuerto, puerto, estaciones, hoteles o centros comerciales), que dejen de estar geolocalizados, que no pueden estacionar cerca de las paradas de taxis cuando no estén precontratados o el endurecimiento del régimen sancionador si captan clientes en la vía pública.

Madrid y Barcelona

«Entendemos que todo lleva un trámite, que el nuevo Gobierno acaba de aterrizar y que tendrá muchos frentes abiertos, pero siendo uno más, el del taxi es muy delicado. Si no se posicionan de una forma clara o lo que propongan no convence al sector nos sumaremos a los compañeros de Barcelona y Madrid», advirtió el portavoz de la Confederación de Taxis de la Costa del Sol, Juan González, quien ante la posibilidad de una huelga indefinida advirtió de que lo que «nos estamos jugando no es la nómina de un mes, es el resto de nuestra vida laboral».

La nueva consejera contactó ayer con las asociaciones para citarles el jueves 31 en Sevilla

Aun así, pidió calma. «Debemos actuar con mucha responsabilidad y midiendo fuerzas, por esto es una carrera de fondo», comentaba González a la salida de la reunión que durante más de cinco horas mantuvieron ayer los representantes del taxi de toda la franja litoral de la provincia, antes de que se conociera el anuncio de la consejera. «Ha sido una reunión intensa porque somos muchos y, aunque la postura general es la misma, cada uno tiene sus matices. A partir de ahora, tenemos claro lo que plantearemos a la Junta y serán ellos los que tendrán que posicionarse», remarcó el representante del sector, para quien «sería una imprudencia por parte de la Junta, ante la gravedad de la situación, no convocar esa reunión en 7 o 10 días como máximo».

Una postura similar mantienen desde el Grupo de Movilización del Taxi de la Costa del Sol, constituido tras la huelga del pasado verano. «Esperaremos un tiempo prudencial y si no hay respuesta o no es satisfactoria pasaremos a las movilizaciones», afirma el portavoz de este colectivo, Jesús Báez, quien pone el acento en la «necesidad de que la solución en Andalucía no se demore más porque si, como amenazan, Uber y Cabify se marchan de Barcelona por las limitaciones que les impongan, pueden que se vengan para Málaga».