Sven Schoel: «La Princesa va a ser la punta de lanza de la transformación de la zona oeste de Málaga»

Schoel está al frente de la promotora del fondo Aquila Capital. /SUR
Schoel está al frente de la promotora del fondo Aquila Capital. / SUR

Consejero delegado de AQ Acentor, promotora del fondo alemán Aquila Capital, prevé iniciar en breve las obras para levantar tres torres de pisos en el sector de Santa Rufina

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La transformación y regeneración del espacio urbano que enmarcaban años atrás las vías del tren, hoy desaparecidas por la operación del soterramiento del AVE, está a punto de comenzar. Lo hará en pocos días en la antigua zona industrial de La Princesa con la construcción de unas 750 nuevas viviendas distribuidas en los sectores de Santa Rufina, San Lucas y San Fermín. AQ Acentor, la promotora inmobiliaria del fondo alemán Aquila Capital en España, será la empresa que desarrolle 500 de estas viviendas, para lo que prevé invertir en total unos cien millones de euros. Su máximo responsable, Sven Schoel, arroja algunas de las claves de esta destacada operación urbanística que supondrá la construcción del primer 'rascacielos', de 74 metros de altura –diez menos que la torre de la Catedral–, que se levantará en el oeste de la ciudad.

¿Qué es el fondo Aquila Capital?

–Es un gestor de fondos en Alemania, con sede en Hamburgo, donde tenemos una cartera de unos 7.000 millones de euros renovables. Cada día tenemos más negocio inmobiliario. Aterrizamos en España hace cinco años y hemos empezado en Madrid con dos proyectos hoteleros y uno residencial de 1.300 viviendas protegidas en alquiler y venta. Tenemos un hotel en Chamartín y otro en el Centro de Madrid.

¿Por qué eligieron Málaga para invertir?

–Málaga es interesante para nosotros no solo por tamaño, sino también por el mercado, que no solo es local y nacional, sino también internacional. Hay demanda todavía para viviendas a precios accesibles. Hemos buscado oportunidades en la ciudad y encontramos el ofrecimiento de Unicaja, que nos ha vendido suelos también en Huelva, Estepona y Rincón de la Victoria. Tras Madrid y Barcelona, pusimos nuestros ojos en Málaga.

¿Qué puede suponer para la ciudad el proyecto residencial que va a transformar lo que fue la zona industrial de La Princesa?

–Son suelos que tienen un tamaño suficientemente grande como para que su transformación sirva también para cambiar todo el entorno. Era una zona industrial, y con este desarrollo pensamos que vamos a ser la punta de lanza de la transformación del oeste de Málaga, donde también están previstos otros proyectos como el de Repsol. Nuestras torres de pisos y nuestras amplias zonas verdes van a ser suficientemente atractivas como para impulsar el cambio de esta zona.

¿Qué plazos barajan para llevar a cabo este proyecto?

–El inicio de las obras va a ser inmediato pero todavía no tenemos fecha para la comercialización de las viviendas. Será en los próximos meses, pero aún estamos analizando qué porcentaje vamos a destinar a pisos en venta y al alquiler. Tanto en Madrid como en Barcelona y Valencia vamos a apostar también por el alquiler.

¿Por qué?

–No solo porque vemos que existe una demanda de este tipo de viviendas, sino porque para nosotros también es muy interesante como producto inmobiliario. Somos inversores a largo plazo, como gestores de fondos. Los alquileres se gestionan con nuestros fondos de pensiones. Así, tenemos demanda tanto para compra como para alquiler. En cualquier caso, nuestra idea es que los edificios puedan estar terminados en un plazo de dos años, y vamos a acometer todo a la vez.

Para el sector de Santa Rufina, donde se construirán unas 350 viviendas, oficinas y comercios repartidas en tres torres, AQ Acentos ya ha pedido las primeras licencias de obra, pero el de San Lucas, donde hará la mitad de los 350 pisos previstos, va más atrasado.

–Sí va un poco más demorado, pero nuestra intención es desarrollarlo en el momento en que podamos. No necesitamos nada para empezar, solo los permisos de obra. Tenemos un plan y hemos comprado este suelo para desarrollarlo ya.

Su promotora va a ser probablemente la primera en materializar el modelo de edificación en altura contemplado en varios sectores del actual Plan General de Málaga con una torre de 22 plantas. Algunas personas rechazan este tipo de construcciones por su impacto visual.

–Sí creo que vamos a ser los primeros en construir una torre de pisos en el entorno del soterramiento,las obras de urbanización van a empezar ya. Siempre hay gente a la que no le gusta un determinado proyecto, pero la edificación en altura no es mala. En todas las grandes ciudades europeas se recurre a la construcción en altura por la falta de espacio en sus centros, pero no pensamos que vayamos a destruir algo con estas torres, porque nuestro proyecto va a ser muy bueno para la zona. Hay que tener en cuenta que también vamos a tener una amplias zonas verdes. En otros sitios no me meto, pero ahí, en esa ubicación, no veo que genere un rechazo. Estamos mejorando esa zona y dándole vida.

¿Cómo ven Málaga los inversores?

–Los grandes inversores a largo plazo están muy interesados en Málaga. Es una ciudad con mucho movimiento y cada día es más atractiva. Antes no estaba en el foco, pero ya sí lo está y eso nos los comentan muchos.