SUR.es ha comprobado 'in situ' que cada vez son más y de mayor dimensión las grietas de las cúpulas