El suburbano instala grandes maceteros para estabilizar los ficus de la Alameda

Los árboles más viejos se han estabilizado y reforzado mediante varias técnicas. :: sur/
Los árboles más viejos se han estabilizado y reforzado mediante varias técnicas. :: sur

Las estructuras de hormigón se han colocado en seis de los ejemplares centenarios y servirán como contrapeso y para enderezar el tronco

IGNACIO LILLOMÁLAGA.

La reurbanización tras las obras del metro en el lateral norte de la Alameda Principal han incluido una tarea que será fundamental para alargar la vida de los ficus centenarios que son la principal seña de identidad de este espacio. Se trata de la construcción de una serie de estructuras, a modo de grandes maceteros y contrapesos, para estabilizar los ejemplares más viejos y que presentan una mayor inclinación. Para ello, la Consejería de Fomento y la Ute que acomete los trabajos del suburbano (Sando-Acciona) han contado con el asesoramiento de profesionales especializados.

Los ficus requieren normalmente guías para permanecer erguidos. En este caso, las obras del suburbano han supuesto una oportunidad para enderezar aquellos que están más inclinados. La Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, que gestiona esta infraestructura, ha acometido lo que en el argot técnico se denomina «sistema de anclaje de tracción mediante micropilotes de inyección global única, atados con vigas de hormigón armado». Esta medida fue consensuada con el Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Málaga, según explican fuentes de Fomento. Esta medida se ha implementado en aquellos árboles que se ha visto, tras el seguimiento científico, que requerían un mayor refuerzo. Son los seis ejemplares de gran envergadura que se encuentran especialmente inclinados o que, por su ubicación, están más expuestos al viento.

Los técnicos ha construido una especie de gran tiesto con micropilotes de cimentación, que ha aumentado su seguridad y reduce el riesgo de vuelco. La ubicación de los elementos de soporte se ha determinado en cada árbol, una vez despejada la zona cercana al cuello y teniendo en cuenta su inclinación. El encepado sobre las raíces tiene la capacidad de carga suficiente para garantizar su estabilidad. Además de los micropilotes, una viga «pisa» una amplia superficie de la base para limitar un eventual movimiento.

Los técnicos han puesto también una viga que pisa una amplia superficie de la base

De forma complementaria, se ha realizado una estabilización extra con puntales, de manera provisional mientras se han llevado a cabo las tareas de ejecución de micropilotes y vigas. Una vez ejecutadas estas medidas, el ficus se considera estabilizado, aunque los anclajes no se van a retirar hasta finalizar las tareas de hormigonado y urbanización alrededor de estos.

Obras especiales

El proyecto de construcción del metro en el tramo Guadalmedina-Atarazanas contemplaba además una serie de medidas para evitar la afección a los ejemplares más emblemáticos. Estas se determinaron con dos estudios: el primero, de la Universidad de Málaga (UMA) fue un inventario de todas las especies arbóreas que se encontraban a lo largo del trazado; y el segundo, a cargo de una empresa especializada que efectuó una valoración de la vitalidad de los que están situados en el lateral norte de la Alameda Principal.

Este informe, incorporado al proyecto constructivo del túnel, determinó que la ejecución de las pantallas se separara un mínimo de siete metros del tronco, mientras que la rasante se ha rebajado para dejar pasar el flujo de agua freática. En concreto, la losa de cubierta se ha ubicado debajo del paso de este nivel, a algo más de cinco metros de profundidad respecto a la cota de la calle, y también se han adaptado las pantallas para dejar pasar el curso hídrico subterráneo, mediante un sistema de almenas. A ello, se añade el hecho de que la ejecución e impermeabilización de la losa de cubierta del cajón subterráneo ha requerido una maquinaria especial de bajo gálibo, con el fin de minimizar la afección en las ramas.

Una vez superada la fase excavación de tierras del primer nivel del túnel, la principal conclusión del plan de seguimiento, según la Junta, es que la construcción de esta infraestructura no ha afectado a las raíces, ya que éstas habían crecido de forma anómala desde su origen: no han logrado expandirse alrededor del tronco, sino que han tenido un desarrollo muy limitado, en forma de cepellón o bulbo.