Cosas de la Ciudad

Subida a Gibralfaro: buenas vistas y poco más

Los garabatos sobre este panel informativo apenas dejan leer su contenido./
Los garabatos sobre este panel informativo apenas dejan leer su contenido.

Los visitantes del sendero que va hacia el castillo se encuentran con garabatos sobre un panel informativo y fuente situada a medio camino que no da agua

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAYMálaga

Muchos de los numerosos visitantes que Málaga ha recibido esta Semana Santa han subido a Gibralfaro por el sendero que va desde los Jardines de Puerta Oscura, junto al túnel de Mundo Nuevo, hacia el castillo. Una ruta que se realiza por una empinada cuesta a la que sucumben muchos de nuestros visitantes que se aventuran a subir por ahí sin saber lo que les espera. Y lo que les espera es esa pronunciada cuesta que les hace sudar la gota gorda y para lo que no encuentran ningún alivio, pues en todo el recorrido no existen fuentes o más bien sí, pues hay lo que en su tiempo debió ser un surtidor de agua que aplacara la sed, pero su aspecto es de total abandono, está fuera de servicio, con pintadas en sus paredes y sin nada que haga pensar que por allí salía agua, ya fuera en tiempos de los romanos o de los musulmanes, ya que vamos camino de la fortaleza de la ciudad. Justo a medio camino más o menos de la subida hacia Gibralfaro sorprende a los visitantes un mirador desde donde se contemplan unas magnificas vistas de la ciudad, con el puerto, los Jardines de Puerta Oscura y el paseo del Parque justo debajo. Una espléndida panorámica, todo lo contrario de la que ofrece la plataforma metálica ubicada justo en ese mismo mirador, que aparece pintarrajeada y que apenas deja ver las indicaciones acerca de los principales enclaves que se divisan desde allí y que aparecen señalados en esa placa objeto de un acto vandálico que no habla demasiado bien de algunos de los que habitan en esta ciudad que estos días ha recibido un aluvión de visitantes, con una cifra de cruceristas nunca vistas hasta la fecha en este periodo de tiempo.

Esta fuente situada a medio camino de Gibralfaro no da agua. Basuras en el monte. La ladera con basuras. / SUR

Jacques Capeluto: una ladera con botellas, latas y suciedad

En la urbanización Monte Sancha, en Gibralfaro, se encuentra la calle Jacques Capeluto, una vía que suele ser punto de encuentro de jóvenes que no tienen ningún reparo en tirar monte abajo las botellas de las bebidas o las latas que beben en ese lugar. Y eso que en la zona hay contenedores donde depositarlos. Se ve que son poco amantes del medio ambiente, porque nada más que hay que ver cómo está la ladera del monte en ese punto, lleno de botellas, latas y demás basuras dejadas allí.

Mucha suciedad y también peligro, pues los cristales en el monte pueden provocar un incendio, además de que abajo hay viviendas adonde pueden llegar a impactar esos envases.