La sociedad New Winds Group se hace con la totalidad del Málaga Plaza

El edificio Málaga Plaza alberga una galería comercial y oficinas. /Migue Fernández
El edificio Málaga Plaza alberga una galería comercial y oficinas. / Migue Fernández

La empresa, que ya adquirió en 2017 el centro comercial, compra ahora las dos plantas de oficinas

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La empresa madrileña New Winds Group, que está controlada por la familia que levantó el famoso edificio Windsor de Madrid (fue arrasado por las llamas en 2005), acaba de hacerse con toda la propiedad del Málaga Plaza. Si en marzo de 2017 adquiría el centro comercial, ahora da un paso más al hacerse también con las dos plantas destinadas a oficinas, una de las cuales ha sido alquilada por la Agencia Tributaria para ubicar parte de sus servicios ante el inminente desalojo de la Delegación de Hacienda por reformas. Esta operación, en la que los anteriores propietarios Hispania Activos Inmobiliarios han estado asesorados por la consultora Savills Aguirre Newman, permite integrar el inmueble de oficinas, el centro comercial y el 'parking' de 320 plazas bajo un único dueño. Tal y como destacan desde la consultora, se trata de la primera transacción de un inmueble exclusivo de oficinas en los últimos ocho años en Málaga.

El espacio de oficinas cuenta con una superficie de 5.862 metros cuadrados divididos en dos plantas y con un nivel de ocupación del 100%. Por su parte, la galería comercial dispone de una superficie alquilable de 6.600 metros en la que figuran marcas como Fnac, Burger King y Primor. El edificio fue construido en 1993 bajo la dirección del arquitecto malagueño Ángel Asenjo.

New Winds Group es una sociedad patrimonial madrileña ligada a una de las ramas de la familia Reyzábal, conocida sobre todo porque fue la propietaria del edificio Windsor, una torre de 32 plantas que se vio reducida a cenizas en el sonado incendio de 2005 y cuyo solar acabó siendo ocupado por El Corte Inglés. También era copropietaria de otro gran complejo de oficinas madrileño, la Torre Picasso. En los últimos años, esta empresa ha realizado varias inversiones en el mercado inmobiliario secundario, tanto en centros comerciales –como Montecarmelo en Madrid– como en edificios de oficinas.