Una sexta empresa trae a Málaga una flota de patinetes de alquiler de alta gama

Socios de Eskay, ayer en el Muelle Uno junto a sus primeros vehículos./Salvador Salas
Socios de Eskay, ayer en el Muelle Uno junto a sus primeros vehículos. / Salvador Salas

La compañía española Eskay trabaja con socios locales y ofrece vehículos preparados para circular por la calzada, como obligará la DGT

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La capital malagueña es desde hoy la ciudad española donde opera un mayor número de marcas de alquiler de patinetes eléctricos. La sexta en llegar se llama Eskay y se diferencia de la mayoría de sus competidoras en dos elementos, que sus socios llevan a gala: son una empresa 100% española; y sus vehículos son de alta gama, con prestaciones suficientes como para poder circular por la calzada sin problemas de velocidad o potencia, como será obligatorio una vez que se apruebe la nueva normativa de la DGT, a mediados de este año.

Emilio Santias, socio y fundador de la firma, estuvo ayer en Málaga para asistir al desembarco de las primeras unidades, de la mano de los empresarios malagueños Gerardo y Javier Lumbreras y Enrique San Miguel, propietario de QQ Bikes (con sede en el Muelle Uno) y pionero de este tipo de servicios en la provincia. Actualmente, Eskay tienen una licencia concedida para operar en Madrid y están concursando en Zaragoza. Desde hoy han iniciado una prueba piloto en Málaga, con un número reducido de vehículos, aunque con vistas a su expansión en la capital y en la Costa del Sol.

Los patinetes son de fabricación alemana, más grandes que los habituales; con neumáticos de aire para una mayor adherencia y seguridad; una plataforma más ancha y doble freno de disco. La potencia también es mayor y permite alcanzar hasta 30 km/h, que será la velocidad estipulada cuando bajen a la calzada. «Los patinetes tienen que circular por la carretera, por la acera es inseguro para los peatones», asegura. Con todo, hasta que entren en vigor las normas de Tráfico es posible limitarlos para que corran menos.

Otra cualidad es que el sistema de georeferenciación tiene un alcance inferior a un metro, con lo que se pretende evitar los problemas que están ocurriendo en las calles del Centro, por culpa del aparcamiento indebido. Santias aboga por crear una red de punto a punto, con sitios autorizados y concertados con el ayuntamiento. Inicialmente, están llegando a acuerdos con espacios privados de ocio y restauración, y se incentivará su uso correcto mediante descuentos. También tendrán un sistema para que no se puedan estacionar en lugares expresamente prohibidos. «Al cliente no le dejará finalizar la sesión hasta que no esté en un sitio correcto».

Los patinetes están equipados con fuertes medidas de seguridad, de manera que si un usuario sale de las zonas o rutas autorizadas para circular se apagará sólo y el usuario recibirá una penalización de 20 euros. Un equipo de operarios vigilará para retirar los que estorben en la vía pública.

Temas

Málaga