La Semana Santa será más segura y accesible para las procesiones y los visitantes

Pablo Atencia, junto a Teresa Porras y otros responsables, esta mañana en la Agrupación. /Ñito Salas
Pablo Atencia, junto a Teresa Porras y otros responsables, esta mañana en la Agrupación. / Ñito Salas

La Agrupación de Cofradías y el Ayuntamiento han mejorado la videovigilancia y las vías de evacuación, al tiempo que se crean nuevos espacios para ver los desfiles

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La Semana Santa de 2019 será histórica en muchos sentidos, sobre todo porque es la primera vez en casi un siglo que se cambia el recorrido oficial. A efectos prácticos, también será más segura y accesible para las procesiones y los visitantes. La Agrupación de Cofradías y el Ayuntamiento han aprovechado esta circunstancia para mejorar aspectos tales como la videovigilancia, las vías de evacuación y aumentar el personal de seguridad, al tiempo que se crean nuevos espacios públicos para ver los desfiles y se reducen otros que resultaban menos fiables, como el entorno de Carretería.

«Creemos en un proyecto que es acorde con la ciudad, que se ha transformado y de la que estamos orgullosos; y va en consonancia con la nueva Alameda, el entorno de la Catedral, Molina Lario y la plaza de la Marina», asegura el presidente de la Agrupación, Pablo Atencia. «Va a ser un revulsivo para la Semana Santa, con espacios nuevos, dentro y fuera del recorrido», añade, y cita como ejemplo la plaza dedicada al cardenal Herrera Oria (Cortina del Muelle), desde la que se podrá ver a las 19 cofradías que entran en la Catedral.

El presidente de los cofrades esgrime que el nuevo recorrido oficial responde a cuatro grandes preocupaciones: la seguridad, la comodidad de los abonados, la convivencia con la ciudad y la racionalización de los horarios e itinerarios de las 41 hermandades. «Estamos en alerta 4», advierte, y reconoce que lo ocurrido hace dos años con la estampida en torno a la procesión del Cautivo en la calle Carretería supuso un antes y un después en la toma de conciencia por esta preocupación. En el antiguo recorrido oficial se agolpaban 24.000 personas en 800 metros. Ello producía aglomeración de personas, difícil paso para las cofradías, un recorrido oficial muy acotado y sólo un 10% libre para los no abonados. Ahora son 1.200 metros de itinerario (400 más), con apenas 25 abonados extra.

Por ello, se diseña el nuevo recorrido oficial, que incluye un cambio de disposición de la tribuna principal, en la plaza de la Constitución, para ayudar a la movilidad de las procesiones; y que responde también a la demanda histórica de apertura de la segunda puerta de la Catedral, lo que reduce el tiempo de espera de las cofradías para entrar. Básicamente, este discurrirá al revés, aunque aprovecha el 80% del anterior: arranca en la plaza de la Constitución hacia Larios, Martínez, Atarazanas y Torregorda; luego sigue por la Alameda Principal, plaza de la Marina y Molina Lario, hasta terminar en la Catedral. Estos últimos son nuevos espacios. La redistribución supuso el cambio de ubicación de 11.000 personas, lo que ha generado protestas de algunos afectados.

«La seguridad está garantizada», afirma la concejala de Fiestas, Teresa Porras, mientras que Fernando Cerezo, superintendente de la Policía Local, considera que en paralelo al cambio de itinerario se ha hecho un esfuerzo notable en aumentar las vías de evacuación, la eliminación de obstáculos y el dispositivo de policía. También ha habido un aumento de la videovigilancia, donde a las 17 cámaras actuales se han añadido 10 más para tener una visión mejorada desde el Centro de Coordinación sobre el recorrido oficial y las zonas de influencia. En cuanto al nivel de alerta terrorista, se han colocado obstáculos en las vías principales para evitar una irrupción violenta. «Lo que ocurrió con el Cautivo fue una llamada de atención», reconoce. También ha aumentado la vigilancia privada, hasta 70 efectivos, que han recibido una formación específica.

Las vías de evacuación las fija Protección Civil, están señalizadas con cartelería y son suficientemente amplias para que un gran número de ciudadanos puedan discurrir por ellas en caso necesario, para lo que se han retirado las mesas y sillas y otros obstáculos.

La Alameda no estará lista

El principal escollo para el nuevo recorrido será el hecho de que las obras de la Alameda Principal no estarán listas, ni en la parte municipal, de la peatonalización del lateral sur, ni en lo que respecta al metro en la zona norte. Este iba a ser uno de los principales puntos de acceso libre para el público en general. La parte más próxima al Soho se quedará liberada para que los asistentes puedan acceder. El 40% del recorrido será de acceso libre.

Otra clave es que las procesiones y, sobre todo, los encierros, discurrirán y terminarán más temprano. Así, a modo de ejemplo, el Cautivo regresará a su casa hermandad a la 1.45 de la madrugada, cuando antes lo hacía a las 4.30. «Hemos actuado por responsabilidad y de manera preventiva, tenemos la obligación de ir por delante», concluyó Pablo Atencia.