La DGT mueve ficha para intentar acabar con el caos diario en los accesos al PTA

Colapso en los accesos al PTA/SUR
Colapso en los accesos al PTA / SUR

Las medidas se pondrán en marcha el próximo martes en la hora punta de la mañana e incluyen un semáforo en la rotonda y la reordenación de un cruce interior del recinto

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Nuevas medidas –aunque otra vez provisionales– para paliar las graves caravanas en el acceso al Parque Tecnológico. Las protestas de los trabajadores y la presión de las empresas, pero también los resultados de los estudios viales y la sensibilidad de la DGT se materializarán en breve en un plan de regulación en la hora punta de la mañana.

A partir del próximo martes, 18 de diciembre, se van a implantar dos acciones, ambas lideradas por la Jefatura Provincial de Tráfico, según informaron fuentes de esta institución y de la dirección de la tecnópolis. La primera se localiza en la glorieta principal de la entrada (Plácido Fernández Viagas). En este punto, se va a instalar un semáforo de quita y pon cada mañana, de lunes a viernes, en horario de 7.00 a 9.30. La fase roja dará prioridad a los vehículos que pretendan acceder al recinto desde la autovía del Guadalhorce (A-357), a través de la carretera principal (A-7056). De manera que los conductores que intenten hacerlo desde la barriada de Santa Rosalía-Maqueda (Campanillas) por la carretera A-7054 tendrán menos tiempo en fase verde. La Guardia Civil, a pie de vía, y un helicóptero de Tráfico vigilarán el respeto de la señal y sancionarán al que se lo salte.

La segunda medida tendrá lugar en el cruce interior de la avenida Juan López de Peñalver con las calles Severo Ochoa y Marie Curie. En este punto, se colocarán barreras tipo 'New Jersey' de plástico (como las de las obras del metro), con las que se formará una glorieta; de manera que se anularán algunos movimientos en las horas señaladas, también con el objetivo de agilizar la entrada al recinto empresarial. En este punto, con el apoyo del Área de Movilidad del Ayuntamiento, se dispondrá la señalización vertical para informar a los usuarios sobre los movimientos que no se pueden realizar e indicarles el trayecto que deben seguir. Básicamente, no se permitirá el giro a la izquierda desde Juan López de Peñalver; ni a la derecha desde la calle Marie Curie hacia la anterior. Además, se colocarán dos señales de ceda el paso dentro de la glorieta.

La Guardia Civil y un helicóptero de la DGT vigilarán que se respete la nueva señalización

Como insisten en aclarar desde la DGT y los responsables del PTA, el objetivo es implementar medidas inmediatas para facilitar los accesos, en tanto se ejecutan las actuaciones necesarias –definitivas– para solucionar el problema viario. Trinidad Hernández, jefa provincial de Tráfico, comenta que se va a hacer una prueba piloto durante varios días, y se prorrogará en el tiempo si los resultados son positivos. «No queremos crear falsas expectativas, vamos a probar, pero si se ve que la situación no mejora no se mantendrá», advierte. Con todo, pone de relieve que estas acciones son fruto de los estudios, el conteo de vehículos en los diferentes accesos y el seguimiento de las circunstancias que se producen durante las horas punta. «Hemos observado que los que acceden desde Santa Rosalía generan interferencias que reducen la fluidez», comenta. «Tenemos buena voluntad, dentro de los medios disponibles vamos a poner toda la carne en el asador para agilizar los movimientos en la medida de lo posible».

Medidas provisionales

El semáforo móvil –aportado por la Delegación de Fomento– estará alimentado mediante un generador portátil, y técnicos de una contrata del Centro de Gestión del Tráfico lo instalarán y retirarán cada mañana, para no crear confusión durante el resto del día (en que no estaría operativo). Al respecto, Hernández hace un llamamiento a las instituciones que tienen la responsabilidad de solucionarlo, sobre todo la Junta pero también al Ayuntamiento, porque esta solución temporal «no se puede prolongar durante años, sino hasta que se implanten las infraestructuras y las medidas definitivas».

Felipe Romera, director del PTA, es optimista acerca de los resultados de la propuesta. «Va a ser muy beneficiosa para resolver los 10 ó 15 minutos de retención que se producen en la rotonda de la entrada», y pone de relieve que es una acción que lidera la DGT y en la que colaboran el resto de instituciones. «No es un parche, sino una solución hasta que lleguen las infraestructuras necesarias; estoy muy contento porque es una acción directa y concreta». A su juicio, con esta iniciativa se puede evitar la mitad de la retención, la que se deriva del colapso de la rotonda, mientras que el otro gran punto negro –la conexión de la autovía del Guadalhorce con la carretera que accede al recinto– sigue a expensas de las obras que tiene que acometer la Junta (ampliación del enlace y tercer carril).

Estas mejoras se unen a las que también la DGT mantiene desde abril de 2017, para favorecer la salida en la hora punta de la tarde. De esta forma, de lunes a jueves, en horario de 17.00 a 20.00, el carril derecho de la autovía del Guadalhorce se elimina en un tramo corto, al aproximarse a la incorporación desde la A-7056 (se circula únicamente por el carril izquierdo), para dejar hueco a los que pretenden salir. A su vez, la salida desde la carretera del PTA a la A-357 en sentido Málaga se alarga con una línea de conos para crear un carril de aceleración.

Entre los afectados por las caravanas había ayer una sensación agridulce. Mientras unos trabajadores apoyan los intentos institucionales por hacer mejoras, aunque sean precarias y provisionales, otros las califican de «parches» y critican que están incompletas, en la medida en que no servirá para paliar las retenciones a la hora de la salida. Además, afectará negativamente a los que pretendan acceder desde Santa Rosalía.

El tercer carril no acaba de arrancar

El proyecto del tercer carril en el acceso principal al PTA no acaba de arrancar. La Consejería de Fomento de la Junta se marcó como objetivo licitarlo antes de que llegue 2019. En cambio, hasta ayer, cuando restan apenas dos semanas para terminar el año, todavía no se había producido la apertura del concurso público para la que será la primera actuación permanente para paliar la congestión en las horas punta.

La iniciativa sigue estancada en la fase de contratación, que requiere el permiso de la Intervención. El proyecto técnico está resuelto, y también la financiación, con un coste de casi 3,16 millones de euros, de los que una parte llegarán de los fondos Feder de la UE. Una vez que se adjudiquen los trabajos será necesario un plazo de unos 14 meses para que la obra esté operativa.

La actuación contempla, de una parte, prolongar y aumentar con un carril más la salida de la autovía del Guadalhorce (A-357) hacia el PTA, para crear un vial reservado para bus-VAO (vehículos con varios ocupantes). Además, se extenderán los carriles de aceleración y desaceleración de la autovía (uno en 900 metros y el otro en 720). Por último, se creará un carril más en cada sentido en la A-7056 (la recta que entra en el Parque), y que estará reservado al transporte público y coches con alta ocupación. Las obras se harán sin necesidad de expropiaciones, mediante el empleo de las zonas de dominio público de ambas vías, por lo que serán más rápidas y a menor coste.

 

Fotos

Vídeos