La Junta ve necesarios los trasvases, y para el futuro, las aguas regeneradas y desaladas

La Junta ve necesarios los trasvases, y para el futuro, las aguas regeneradas y desaladas
Salvador Salas

Rodrigo Sánchez Haro asegura que el déficit hídrico en Málaga es consecuencia de las infraestructuras no ejecutadas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El Gobierno de la Junta de Andalucía lo tiene muy claro. El principal reto que debe afrontar el regadío en Málaga es la falta de agua, derivado de un problema de déficit hídrico consecuencia de la no ejecución de infraestructuras consideradas «muy necesarias». Por esta razón, los trasvases de agua no son para el Ejecutivo andaluz una cuestión que se pueda elegir, sino una necesidad, aunque la apuesta de futuro pasa por la utilización de las aguas regeneradas y desaladas. Así lo aseguró ayer el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, en el desayuno-coloquio organizado por Diario SUR y la entidad financiera Cajasur, que sirvió para reflexionar sobre la situación actual del sector agroalimentario de la provincia y los retos de futuro que debe afrontar.

Para Sánchez Haro, sin agua no hay agricultura ni hay vida, por lo que para resolver la falta de recursos hídricos de la que adolece la provincia es necesario apostar por el uso de otros recursos alternativos como el agua desalada y las regeneradas, cuando se dispongan de las infraestructuras requeridas para ello. Según el consejero esta no es una cuestión de una administración o de otra, sino «de todos».

Sánchez Haro dijo que la Junta quiere trabajar sobre la base de una planificación que garantice la existencia de agua suficiente, sin olvidar la sostenibilidad y la legalidad. Destacó que desde Agricultura se ha apostado por la modernización de los regadíos y la eficiencia, el uso de las aguas regeneradas y desaladas, y recordó que en el conjunto de la Comunidad se han puesto a disposición del sector más de 66 millones de euros para mejorar los regadíos. Asimismo anunció que este año se sacará una nueva convocatoria de regadíos dotada con más de 43 millones, con la que se quiere respaldar el aprovechamiento de las aguas regeneradas y la ejecución de instalaciones de tratamiento terciario, así como de conducciones con las depuradoras.

Además

Para el consejero de Agricultura, la modernización de los regadíos de la provincia requiere de infraestructuras que garanticen el agua, infraestructura que en su mayoría dependen del Gobierno de España por tratarse de obras de interés general del Estado y que son estratégicas para Málaga y sus producciones, como los subtropicales.

Sánchez Haro se refirió concretamente a las obras del recrecimiento de la presa de La Concepción, para cuyo proyecto hay presupuestado un millón de euros; el trasvase desde Iznájar a la comarca de Antequera y en la zona de la Axarquía a la desaladora de la comarca y al uso de las aguas depuradas. «Estoy convencido de que el actual Gobierno de España tendrá una mayor sensibilidad y compromiso en estas inversiones que reclamábamos ayer, reclamamos hoy y seguiremos reclamando mañana para que se hagan» dijo.

En este sentido, aseguró que van «a seguir reclamando las inversiones en infraestructuras hidráulicas y hay que acortar los plazos al máximo posible. Tengo una cosa muy clara, tenemos un Plan Hidrológico que contempla una serie de actuaciones y cada administración debe asumir las que les competa. La Junta de Andalucía tiene que asumir las suyas y ejecutarlas. El Gobierno de España, gobierne quien gobierne, debe asumir también sus competencias y aceptarlas», aseguró.

Para Sánchez Haro, en materia de agua, las competencias entre las distintas administraciones están perfectamente definidas. «Cada uno sabemos lo que tenemos que hacer. Otra cosa es que tengamos la voluntad de hacerlo. Por eso lo que tenemos que hacer es asumir las responsabilidad que nos correspondan», manifestó.

Cuestionado sobre si desde la Consejería de Agricultura van a ser tan duros con el Gobierno de Pedro Sánchez, como con el anterior ejecutivo de Mariano Rajoy, el consejo declaró que «antes no éramos duros con el Gobierno del PP, ni ahora somos blandos con el Gobierno del PSOE. Lo único que hacemos es reivindicar lo que es de justicia para Andalucía, antes, ahora y después. Nuestras exigencias no van a cambiar. Vemos lo que es necesario para nuestra tierra y eso es lo que reivindicamos. Soy consejero de Agricultura de Andalucía y tengo que defender los intereses de los agricultores y del sector agroalimentario, gobierne quien gobierne en Madrid», aclaró.

A preguntas del director de SUR, Manuel Castillo, sobre la posición que la Junta tiene sobre los trasvases y en concreto el transporte de agua desde la Costa del Sol hasta la Axarquía, Sánchez Haro declaró que desde el Gobierno andaluz se apoyan los trasvases en el territorio para que mantener las producciones.

Respecto a la posibilidad de elevar el regadío del plan Guaro por encima de la cota 140, Sánchez manifestó que su obligación como consejero es garantizar la seguridad hídrica de los agricultores, pero también debe respetar las cuestiones legales, y en ese marco es en el que está trabajando con Medio Ambiente. No obstante, insistió en que con la aguas regeneradas hay un importante campo de trabajo.

Otros retos

Rodrigo Sánchez Haro destacó también como retos de la Consejería para Málaga la sanidad vegetal trasladando al sector el conocimiento generado por el Ifapa. Asimismo, destacó los planes de contingencia de plagas y enfermedades como el HLB de los cítricos, el mal seco también de los cítricos y la Xylella fastidiosa, sobre la que actualmente, aseguró, «no hay motivos de la alarma. Contamos con los medios humanos necesarios y unos laboratorios de diagnóstico de muy alto nivel», señaló.

Asimismo destacó como tercer reto la apuesta por la calidad y la diferenciación. Sánchez manifestó que la calidad es una herramienta potente de creación de valor en la medio rural, y puso como ejemplo de ello la declaración como Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO el cultivo de la uva pasa, «un reconocimiento que será un revulsivo para apoyar el aumento de las producciones, garantizar la conservación del cultivo y supervivencia del mismo, y dignificar al sector, a la vez que incidirá en la rentabilidad de las explotaciones». En términos similares se refirió también a la Indicación Geográfica Protegida Mollete de Antequera y al reconocimiento del espeto de sardina como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Innovación

También apuntó el impulso a la innovación para adaptarse a los nuevos retos a través de la modernización de las explotaciones y la industria y apoyando los grupos operativos de innovación para desarrollar soluciones a problemas concretos, tarea a la que la Junta ha destinado 10,6 millones, más de cinco millones en Málaga y más 440.000 euros para 22 entidades que participan en estos grupos de innovación. Respecto a la digitalización del sector, dijo que debe suponer un salto cualitativo en la modernización en todas sus vertientes y que Andalucía debe liderar la revolución digital en el sector agroalimentario.

Sobre el plan de gestión de pesca del Mediterráneo, que propone recortes en la pesca de las especies demersales, dijo que «Bruselas no puede mirar hacia otro lado y hacer caso omiso a las reclamaciones del sector pesquero del arrastre» y aseguró que Andalucía va a dar la batalla para defender el plan consensuado con el sector pesquero andaluz porque garantiza la sostenibilidad de los recursos y la rentabilidad de la actividad.

Gema Natoli, directora territorial de Cajasur en Andalucía oriental .
Gema Natoli, directora territorial de Cajasur en Andalucía oriental . / Salvador Salas
«Estamos comprometidos con el sector agroalimentario»

La directora territorial de Cajasur en Andalucía oriental, Gema Natoli, entidad colaboradora con el desayuno coloquio organizado ayer por Diario SUR con el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, destacó el compromiso de la entidad con el sector agroalimentario. «Somos absolutamente conscientes de la importancia que tiene para el desarrollo de la provincia y de Andalucía», dijo. Natoli manifestó asimismo que Cajasur, cuya matriz es el grupo Kutxabank, es una entidad con una clara vocación por el sector primario. «Contamos con un servicio agrario muy especializado y con productos que se adaptan a la necedad y particularidad del sector, de cada cultivo, de cada explotación, y ese es nuestro fuerte, la especialización en el asesoramiento», dijo.

Según señaló, para Cajasur participar en actos como el desayuno coloquio es clave para estar cerca del sector, así como para conocer sus retos e inquietudes. «Y porque nos permite poner de manifiesto el compromiso de la entidad con el sector agroalimentario, cuyo peso es cada vez mayor, al consolidarse como motor económico y batiendo récords de exportación», dijo.

 

Fotos

Vídeos