Joaquín Jiménez, presidente de Bancosol: «Nuestro reto es que se nos siga viendo en la calle para recordar que aún hay necesidad»

Joaquín Jiménez ha afrontado un primer año difícil en el cargo. /Salvador Salas
Joaquín Jiménez ha afrontado un primer año difícil en el cargo. / Salvador Salas

Más de 4.000 voluntarios participarán en la Gran Recogida, que se celebra los días 30 de noviembre y 1 de diciembre

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Joaquín Jiménez preside el Banco de Alimentos de Málaga (Bancosol) desde hace un año. En enero, tras el fallecimiento del que fuera presidente desde sus inicios, Javier Peña, la junta directiva de la entidad revalidó su confianza en Jiménez -que ha sido vicepresidente en los últimos años- con el encargo de reflotar Bancosol, que atraviesa uno de los momentos más difíciles de 20 años de historia debido a las dificultades económicas por los recortes. Ahora, se enfrenta a la séptima edición de la Gran Recogida los días 30 de noviembre y 1 de diciembre, con el objetivo de superar los 600.000 kilos y movilizar 4.000 voluntarios en 330 establecimientos de una quincena de cadenas de alimentación.

-La Gran Recogida alcanza su séptima edición. ¿Qué ha cambiado desde sus inicios?

-Es el séptimo año que se celebra en Málaga, pero el sexto a nivel nacional. La provincia, tras una primera experiencia en Cataluña, fue pionera en sumarse a esta gran cita. El espíritu sigue siendo el mismo. Sin duda los primeros años fueron los más difíciles porque había que convencer a las cadenas, captar voluntarios, explicar a la ciudadanía qué era la Gran Recogida...

LAS CLAVES «Este año pedimos a los ciudadanos que donen leche, aceite y comida preparada en lata» «Dicen que hemos vuelto a niveles de antes de la crisis, pero en la trinchera aún hay gente que lo pasa mal»

-¿Uno de los mayores retos será luchar contra la sensación de que no es ya tan necesaria?

-Seguimos atendiendo a más de 45.000 personas. El trabajo que se está generando, en gran parte precario, no les permite hacer frente a todos los gastos. Tienen que afrontar los costes de luz, comunidad, agua, comida, hipotecas o alquileres cada vez más elevados... Y la cosa se complica cuando tienen hijos. Hay familias en las que alguno de los miembros o la pareja está trabajando pero siguen estando al límite. Con unos ingresos de 900 euros hoy en día no te garantizas llegar a fin de mes.

-Hay cierta creencia de que la Gran Recogida hizo falta en los años más duros de la crisis, pero que su momento ya ha pasado.

-Esa sensación es con la que nosotros intentamos luchar constantemente. En 2008, atendíamos a 24.000 personas. Si ahora mantenemos unas listas con 45.000 beneficiarios, no nos salen las cuentas, por mucho que se diga que hemos vuelto a los niveles de antes de la crisis. Por eso creo que la Gran Recogida tiene más valor ahora. Más que los kilos que consigamos, nuestro reto es hacernos presentes en la calle para recordar que aún hay necesidad y sensibilizar al ciudadano de que no todo está resuelto. En la trinchera aún hay mucha gente que lo está pasando mal.

-Tras un año sin rostro conocido apoyando la causa, este año han conseguido fichar a Antonio Banderas...

-Conseguimos citarnos con él gracias a un amigo, el Miércoles Santo en el hotel donde suele estar. Solo teníamos cinco minutos para hablar con él. Se nos acercó con una copa de vino de ronda en la mano y ahí ya me llamó la tierra y rompimos el hielo. Los cinco minutos se convirtieron en 40, hablando de Bancosol y de solidaridad. Cuando le pedimos participar con su imagen nos hizo un examen para conocer hasta el último detalle. Una vez que nos dijo que sí, nos reconoció que una familia muy cercana a él es voluntaria en la Gran Recogida desde el primer año.

-También tienen el patrocinio de la Fundación Unicaja, que se estrena en la iniciativa.

-Llevábamos mucho tiempo queriendo que recuperar la colaboración con la Fundación Unicaja, con la que ya habíamos tenido una experiencia muy buena en los años de la crisis con la campaña del Cheque Menú.

-Además, centrarán por primera vez sus peticiones en productos elaborados en lata. ¿Por qué este giro?

-Vamos a pedir leche, aceite y platos preparados en conserva, no los que se encuentran en frío, sino los que están en latas. Intentamos cubrir con estas peticiones los alimentos que no nos llegan con los programas que gestionamos, el Fondo de Ayuda Europea para los Más Necesitados (FEAD) y el FAGA, con productos frescos del campo andaluz. Nos encontrábamos con mucho arroz, pasta y legumbres secas y creemos que para las familias es más útil ofrecerles productos elaborados que ya han demostrado ser de gran calidad. A esto se une el ahorro energético.

-Habrá quien siga donando arroz y macarrones...

-Todo es siempre bienvenido. Salvo el dinero. Cuando alguien quiere donar dinero lo que hacemos es comprar con ese dinero productos. Es muy difícil saber si el cambio que estamos pidiendo va a cuajar. Pero tenemos que ir dando pasos, no solo en el tipo de productos, sino hacia lo digital. Ya estamos estudiando la forma de que las donaciones de la Gran Recogida sean a través de aplicaciones o por la web. Esperamos que en Málaga se lleve a cabo la experiencias piloto.

-¿Qué es lo más extraño que han donado en la Gran Recogida?

-Pues un kilo de langostinos que un ciudadano se empeñó en donar porque decía que las personas necesitadas también tenían derecho. Se producen muchas anécdotas en esos días, algunas muy curiosas.

-En esto de las anécdotas, las redes sociales se han convertido en sus mejores aliadas...

-Animamos a los voluntarios o a los ciudadanos a que compartan esas historias a través de las redes sociales porque es una forma de animar a la gente a participar.

-¿Y cómo afrontan la coordinación de los 4.000 voluntarios?

-Vamos a retomar la formación porque para ellos porque queremos mejorar la imagen de la campaña, mostrándoles cómo acercarse al cliente sin presionar o cómo relacionarse con el responsable de la tienda.

-¿Cómo almacenarán los alimentos que esperan cuando han tenido que dejar una de las naves que tenían en alquiler?

-Los 2.000 metros cuadrados de nuestra nave se quedan cortos. Hemos conseguido la colaboración de DHL Suply, que almacenará el 50% de lo que se logre en la Gran Recogida.

-¿Qué supone para los supermercados participar en la Gran Recogida?

-Sobre todo, un enorme esfuerzo logístico. Porque estos días coinciden con la campaña de Navidad y tienen sus almacenes llenos. Realizan verdaderos malabares pero encontramos mucha proactividad en las tiendas. Y prácticamente el 90% de las cadenas nos hacen la logística de traernos ellas con sus recursos los boxes a nuestro almacén.

-¿Los recortes de Bancosol van a influir en algo a la Gran Recogida?

-Al final creo que las dificultades se han convertido en una oportunidad de resituarnos como banco de alimentos, de diversificar ingresos y de mejorar en nuestra comunicación y en nuestra relación con la sociedad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos