Reparan el tejado de la plaza de la Merced que obligó a acotar una zona de terrazas

Aspecto de los trabajos, que han desmontado todo el tejado para su reposición/Ñito Salas
Aspecto de los trabajos, que han desmontado todo el tejado para su reposición / Ñito Salas

Los trabajos están ralentizados, a la espera de que la constructora pueda encontrar tejas similares a las del resto del edificio

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La comunidad de propietarios del edificio del lateral norte de la plaza de la Merced que a finales del mes pasado presentó riesgo de desprendimientos en su tejado, lo que obligó a acotar el espacio para terrazas de tres negocios de hostelería, lleva a cabo la reparación de la cubierta ordenada por la Gerencia Municipal de Urbanismo tras detectarse el peligro. Los trabajos comenzaron hace una semana y hasta ahora han consistido en el desmontaje de todo el tejado en el que se observaron grietas a raíz de la reparación de unas goteras, para la colocación de uno nuevo en el que se emplearán parte de las tejas extraídas.

El arquitecto Alfonso García Ruiz explicó que, antes de la colocación de las tejas, se ha aplicado una capa impermeabilizante con materiales ecológicos homologados para procurar una mejor conservación del inmueble, que forma parte de las llamadas Casas de Campos. Se trata de una construcción datada en el siglo XIX y que recibe el nombre de su constructor, el promotor de la época Antonio Campos, marqués de Iznate, quien levantó sobre el suelo que ocupó un convento dos manzanas de viviendas en las que en 1881 vino al mundo el pintor Pablo Ruiz Picasso.

Los tres establecimientos de hostelería que se vieron obligados a cerrar sus terrazas por el riesgo de desprendimientos ya han vuelto a colocarlas, con la excepción de un espacio para acopio de materiales de la obra, que actualmente está ralentizada a la espera de que se encuentren tejas lo más parecidas posibles a las que se han desmontado para poder reemplazar las que se han roto al ser extraídas. «Algunas se han salvado, pero otras no, y estamos intentando encontrarlas parecidas pero está siendo complicado porque ya no quedan fabricantes de este tipo de tejas», explicó el arquitecto Alfonso García.

Según apuntó, en el momento en que se encuentren, la reposición del tejado, del que no ha sido necesario desmontar la cumbrera, tardaría dos o tres días, por lo que acto seguido podría retirarse el andamio para que la plaza recupere la normalidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos