Las reparaciones en Gibralfaro y la Alcazaba empezarán en los próximos días

Antigua garita del castillo de Gibralfaro que se encuentra apuntalada. /Francis Silva
Antigua garita del castillo de Gibralfaro que se encuentra apuntalada. / Francis Silva

Urbanismo acometerá en un plazo de cuatro meses mejoras que se proyectaron hace tres años y que no incluyen el muro que se desmoronó

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Después de tres años de espera, ya están próximas a iniciarse las reparaciones que proyectó el Ayuntamiento en los conjuntos monumentales de la Alcazaba y Gibralfaro, necesitados de un plan de mejora mucho más ambicioso de lo que ahora se va a acometer. Según ha podido conocer este periódico, en los próximos días comenzarán las tareas que fueron contratadas por la Gerencia Municipal de Urbanismo con la empresa Hermanos Campano por un presupuesto de 149.534 euros y un plazo de realización de cuatro meses. La dirección de estos trabajos ha sido encomendada por el Ayuntamiento al estudio de arqueología Yamur, que fue el que colaboró con el departamento de Arquitectura e Infraestructuras de Urbanismo en la elaboración del proyecto de las reparaciones.

Esta semana, los encargados de acometer estas obras van a coordinarse con los técnicos municipales de Cultura y Turismo, y establecerán un calendario de trabajos, para que su ejecución sea lo más compatible posible con los días de este verano en los que se espera una mayor afluencia de visitantes a estos monumentos por la llegada de cruceros al puerto.

El proyecto contempla una treintena de pequeñas reparaciones en ambos conjuntos, una docena en la Alcazaba y 17 en total en el castillo de Gibralfaro, dirigidas a evitar que avance el deterioro de determinadas zonas, a facilitar el acceso de visitantes y a garantizar el drenaje de algunas partes de los edificios. En la Alcazaba se van a reparar los ladrillos de la entrada principal desde la calle Alcazabilla, los muros de la torre existente junto a este acceso, su empedrado, columnas y elementos de mármol, el pavimento de la puerta de las columnas , un silo y los sumideros del patio de los surtidores. Además, se van a sustituir el alumbrado y los paneles informativos de la sala mudéjar, se va a revisar el vallado de la zona de entrada, se va reparar una armadura de madera del siglo XVI y se va a restaurar una maqueta del monumento.

Camino de entrada

En cuanto a Gibralfaro, Urbanismo va a reparar el camino de entrada al castillo, el tejado de su museo, los paneles informativos, la plataforma del escenario, el pavimento de la bajada al auditorio y una pérgola, entre otras actuaciones. Asimismo, el proyecto contempla un plan de mantenimiento preventivo. En su memoria ya recogía que ambos monumentos necesitan «labores de conservación urgente para evitar el desarrollo de lesiones que pudieran ocasionar en fechas próximas mayores daños», una expresión que resultó ser premonitoria de los desprendimientos que se produjeron los pasados meses de noviembre y febrero, en las murallas externas de Gibralfaro y la Alcazaba, respectivamente.

En el caso del desmoronamiento de un tramo del lienzo norte de Gibralfaro, la empresa Yamur Arquitectura y Arqueología ya ha elaborado el proyecto definitivo de reparación del muro –que actualmente se encuentra apuntalado de forma provisional– y la actuación está pendiente del visto bueno de la Consejería de Cultura. Para la restauración de este trozo de muralla que se vino abajo el pasado otoño se ha estimado un presupuesto de 126.492 euros.