La rehabilitación del convento de San Andrés estará lista en dos años