El Regional presenta un plan integral para prevenir y reducir las paradas cardiacas dentro del hospital

Baena, Gadeas, Calvo, Prieto y Carrión. /SUR
Baena, Gadeas, Calvo, Prieto y Carrión. / SUR

La medida tiene como finalidad disminuir las muertes y secuelas de enfermos, familiares o profesionales que sufran esa grave dolencia

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Si transcurren más de cuatro minutos desde que una persona sufre una parada cardiorrespiratoria hasta que recibe asistencia, las posibilidades de supervivencia se reducen y, en caso de salvar la vida, aumentan las probabilidades de que le queden secuelas importantes. «El tiempo es oro en una parada cardiaca», ha dicho Custodio Calvo, médico intensivista emérito y uno de los coordinadores de plan de prevención y atención a la parada cardiorrespiratoria (PCR) del Hospital Regional de Málaga (antiguo Carlos Haya), que ha sido presentado hoy y que tiene como finalidad atender de inmediato a cualquier persona que sufra una parada dentro del hospital (pacientes, familiares y profesionales). El objetivo es ofrecer una asistencia integral que permita prevenir y reducir las paradas cardiacas, así como su mortalidad y las secuelas. El plan se difunde a través de manuales que están colgados en la página web del hospital, así como a través de cartelería explicativa, cursos y dinámicas específicas.

Cada día pasa por las dependencias del complejo hospitalario una media de 14.300 personas (los dos pabellones del antiguo Carlos Haya, los hospitales Materno Infantil y Civil y el CARE José Estrada). De 50 a 70 personas podrían sufrir una parada cardiaca al año en los dos pabellones del antiguo Carlos Haya, ha señalado el otro coordinador del plan de RCP, el médico intensivista del hospital Juan Luis Galeas. Se estima que la cifra anual de personas que sufren una parada subsidiaria de reanimación en los hospitales españoles es de unos 20.000. La mitad de esos casos se da fuera de las unidades de críticos. Este plan integral, que ya funciona en el Materno desde 2013 y en el Civil desde 2014, se pondrá en marcha la próxima semana en los pabellones A y B de Carlos Haya, una vez que los profesionales están bien formados y se dispone de todo el material necesario.

El gerente del Hospital Regional, Víctor Baena, ha destacado que el plan se lleva preparando desde hace varios años y ha referido que se ha conseguido un trabajo muy cualificado de los profesionales para abordar de forma integral cualquier parada cardiorrespiratoria que se produzca dentro del hospital. «Lo que se busca es que haya una actuación ordenada y que se sepa qué hacer en todo momento para salvar vidas», ha manifestado Baena.

El director médico del Hospital Regional, Miguel Ángel Prieto, ha mencionado la complejidad que tiene poner en marcha ese plan en los dos pabellones del antiguo Carlos Haya, por los que pasan miles de personas al día. «Este plan supone un salto cualitativo en la atención de las paradas cardiorrespiratorias dentro del hospital; el objetivo es la reducción de la mortalidad y de las morbilidad», ha declarado Prieto.

Por su parte, Custodio Calvo ha recordado que está demostrado que una atención racional y coordinada a la parada cardiaca hospitalaria redunda, no solo en unos mejores resultados médicos de supervivencia y pronóstico funcional, sino también en la sensación de seguridad percibida tanto por los usuarios del sistema sanitario como por los profesionales. Así, se ha referido a la importancia de la prevención de la parada cardiorrespiratoria. «Eso es fundamental, ya que una vez que esta se ha producido la víctima tiene muchas posibilidades de fallecer a pesar de que se optimicen todas las medidas de atención. Se pretende, por tanto, crear una cultura de prevención mediante el fomento de la aplicación de una sencilla escala de riesgo científicamente validada e internacionalmente aceptada. Se trata de que esta cultura vaya calando poco a poco entre los profesionales y en el futuro sea uno de los pilares de la asistencia en nuestros centros».

Cada día pasa por las dependencias del complejo hospitalario una media de 14.300 personas  

El otro coordinador de este plan de reanimación cardiopumonar, Juan Luis Gadeas, ha indicado que se han dividido las áreas del hospital entre autosuficientes y no autosuficientes. Las primeras son aquellas en las que, tanto por la formación médica en situaciones críticas de los profesionales que en ellas trabajan como por la dotación material de la que se dispone, son capaces de atender de forma completa una parada cardiaca que se produzca en sus instalaciones. Eso sucede en la unidad de cuidados intensivos (UCI), los quirófanos y el área de urgencias y observación. Las no autosuficientes son las consultas, las zonas de hospitalización y las salas de diagnóstico por imagen, entre otras. En ellas hará falta el apoyo de profesionales especializados en la atención de los afectados por una parada cardiaca.

El subdirector gerente del Hospital Regional, Antonio Carrión, ha dicho que la población circulante por todas las dependencias del complejo hospitalario es de 14.300 personas diarias. «El Hospital Regional de Málaga es la institución que más personas recibe al día en Málaga», ha precisado Antonio Carrión.

Temas

Sas, Málaga