Martín Carpena y el deber de no olvidar

Asistentes al homenaje en el parque Huelin. /Francis Silva
Asistentes al homenaje en el parque Huelin. / Francis Silva

El PP y el Ayuntamiento de Málaga rinden tributo al concejal de la capital asesinado por ETA en 2000

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

El pasado mayo ETA anunció su disolución después de ocho años sin cometer ningún atentado mortal. La banda terrorista, sin embargo, deja una huella negra llena de muerte, luto y dolor. Ahora que el Estado democrático ha vencido a ETA y que afortunadamente no hay atentados, mantener viva la memoria de las víctimas, como un ejercicio de justicia, dignidad y solidaridad con sus familiares, se hace más necesaria si cabe para que las nuevas generaciones no olviden uno de los episodios más negros de nuestra historia, que destrozó a miles de familias. Una de ellas fue la del concejal malagueño José María Martín Carpena, a quien el etarra Igor Solana Matarrán, del 'comando Andalucía', asesinó disparándole a las puertas de su casa en el barrio de Nueva Málaga, en presencia de su esposa e hija, la noche del 15 de julio de 2000 cuando iba a asistir a un pregón de la peña La Biznaga.

Un año más el PP y el Ayuntamiento de Málaga rindieron un emotivo recuerdo al edil asesinado con una ofrenda floral, el rezo del Padrenuestro y un prolongado y sentido aplauso ante el busto en bronce que mantiene viva su memoria en el parque Huelin de la capital y de cuya inauguración se han cumplido quince años. En primera fila, la esposa de quien fuera concejal de los distritos de Puerto de la Torre y Carretera de Cádiz, Elvira Calvente; su hija, Mariché; y el hermano del edil, Ángel; arropados por amigos, vecinos, el padre de la niña Mari Luz, Juan José Cortés, y cargos públicos y orgánicos del PP. Entre estos últimos, el presidente andaluz del partido, Juanma Moreno, su homólogo en Málaga, Elías Bendodo, y el alcalde de la capital, Francisco de la Torre. También asistieron la edil del PSOE Begoña Medina y el dirigente vecinal Antonio Fuentes.

Para Juanma Moreno, este homenaje tiene un sentido especial ya que José María Martín Carpena le sustituyó en 1997 como concejal cuando dio el salto al Parlamento andaluz. El líder del PP de Andalucía subrayó la importancia de recordar a una persona que «apreciamos, valoramos y echamos mucho de menos en el plano personal y político» y afirmó que es necesario recordarle no sólo un día al año sino todos «con nuestros actos, iniciativas y decisiones».

«Todos los que nos dedicamos a la vida pública debemos respetar la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo y de aquellas personas que perdieron la vida por lograr una mejor democracia, un mayor marco de libertades, una Constitución y un proyecto común y compartido como es España. Hoy es un día duro para toda la familia del Partido Popular, pero también es un día para reivindicar que si hemos derrotado al terrorismo de ETA y disfrutamos de una Constitución y un marco de libertades, se debe a personas que, como José María, dieron lo más valioso que podían tener, su vida, en beneficio de los demás», remarcó.

Contra los privilegios a etarras

Por ello, Moreno aseguró que el PP va a pedir justicia para aquellos asesinados por ETA cuyos casos aún no se han resuelto –son 400– y se van a oponer a que los terroristas que no colaboran con la justicia reciban ningún tipo de política o privilegio penitenciario. «Vamos a combatir con dureza cualquier tipo de privilegio penitenciario para los asesinos de ETA», sentenció en alusión a posibles acercamientos a cárceles vascas de estos terroristas por parte del Gobierno.

Francisco de la Torre, por su parte, calificó de «vil y cobarde» el asesinato del concejal malagueño y subrayó que la presencia de Martín Carpena siempre está presente. «Siempre recordaremos el trabajo de José María, una persona entregada, un ejemplo como concejal y un hombre convencido del sistema democrático, ya que esos asesinatos fueron atentados contra la democracia española con el fin de desestabilizar el país», sostuvo el regidor, quien destacó la labor de Estado, las Fuerzas de Seguridad y la sociedad para «vencer» a la banda terrorista.

Una victoria que ahora toca consolidar manteniendo vivo el recuerdo de las víctimas para que la memoria no borre lo sucedido y las nuevas generaciones de malagueños conozcan que Martín Carpena es mucho más que el nombre de un pabellón deportivo y sepan que fue un servidor público al que la barbarie y la sinrazón terrorista le arrebató su vida una triste noche de verano.

 

Fotos

Vídeos