El Puerto vuelve a convocar el concurso de la marina de megayates en el muelle uno

Un megayate privado, amarrado en el muelle dos del Puerto de Málaga. /SUR
Un megayate privado, amarrado en el muelle dos del Puerto de Málaga. / SUR

Los inversores tendrán un nuevo plazo de cuatro meses para optar a la concesión, tras subsanar diversos defectos en la primera convocatoria

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La Autoridad Portuaria ha autorizado la publicación por segunda vez del concurso para la concesión de la parte de la dársena del Marqués de Guadiaro más próxima al muelle 1, así como la mitad del 2 y la ochava (el pequeño tramo comprendido entre ambos), con el objetivo de crear una gran marina para el atraque de megayates. La institución se vio obligada a finales del año pasado a retirar el primer pliego, tras encontrar diversos defectos administrativos, que se han subsanado.

La orden de convocatoria ya se ha firmado y en los próximos días se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE), lo que supondrá el inicio de un nuevo plazo de cuatro meses para que los inversores interesados hagan sus ofertas. Este periodo ampliado se justifica por la complejidad que supone la elaboración de las propuestas por parte de los licitadores, según fuentes portuarias. De manera que las empresas tendrán hasta finales de mayo para concursar, a lo que se sumará al menos un mes para la apertura de los sobres y la posterior adjudicación en el siguiente consejo de administración, lo que se prevé que ocurra el próximo verano.

La oferta está abierta a las propuestas de diseño de los privados, si bien las primeras ideas que se han analizado ponen de relieve que la lámina de agua de la dársena más próxima al Centro de la ciudad daría cabida a un máximo de 40 buques, de entre 20 y 100 metros de eslora (y hasta 20 de manga). El plazo de la concesión también variará, en función de la inversión prevista, entre seis y 20 años, de acuerdo con la propuesta económica.

Estación marítima

El espacio concesional tendrá una superficie de agua de 41.484 metros cuadrados, así como 6.200 de tierra, y una longitud de muelle de 770 metros. El concesionario será quien realice la propuesta de distribución de los amarres, dentro del área disponible.

El espacio concesional tendrá una superficie de agua de 41.484 metros cuadrados, así como 6.200 de tierra

Además, el concesionario dispondrá de unas instalaciones que se construyeron junto a la Farola: un cubo de cristal de baja altura, incluido en el Plan Especial, que es desconocido para la mayoría de los ciudadanos, y que hasta ahora no ha tenido ningún uso. Este inmueble, de 317 metros cuadrados, servirá para lo que se diseñó en origen en el Plan Especial, esto es, como estación marítima. En el ámbito espacial de la concesión se incluyen otras parcelas, que vienen definidas en el pliego como terrazas y miradores. Estas zonas estarán destinadas a la recepción, registro y control, así como a otros servicios complementarios para atender la demanda de la actividad.

Varios grupos inversores especializados en la explotación de marinas deportivas de lujo han mostrado ya su interés por hacerse con la que está llamada a convertirse en una de las principales dársenas de invernada para megayates del Mediterráneo. De ahí que la Autoridad Portuaria prevé que concurran varias ofertas.

Las propuestas se valorarán en función de la calidad técnica, la viabilidad financiera y la oferta económica. El hecho de que se haya determinado la explotación mediante concesión administrativa se justifica, según el Puerto, en la oportunidad de atraer la inversión privada para el desarrollo de este recinto y de la ciudad.

Los datos

40
megayates podrán albergar los pantalanes previstos en la dársena del Marqués de Guadiaro.
100
metros de eslora y hasta 20 de manga será el tamaño máximo previsto de los barcos.