Puerto de la Torre: Donde Aquiles se rompió el talón

Estado de la calle Aquiles, sin acerado ni pavimento./
Estado de la calle Aquiles, sin acerado ni pavimento.

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Caminar o pasar en coche por la calle Aquiles, en el distrito de Puerto de la Torre, es de valientes en cualquier época del año, pero más aún en estos días de lluvia. María Remedios Sánchez es una vecina de esa zona que se queja del estado en que se encuentra aquel lugar. «Quiero hacer pública una queja a nuestros concejales de Urbanismo por no poner medios para dar solución al asfaltado de algunas calles de mi barriada», dice. «Hemos pasado ya por varias legislaturas y se ve que ningún político se interesa por esta parte de la ciudad», indica. Y describe lo que hay allí: «Después de estos días de fenómenos atmosféricos adversos, de aguas que caen con fuerza y con no tanta, aguas que por cierto tanto necesitamos y tanta falta nos hacen, de nuevo nos encontramos con calles impracticables, calles que ni con un kit de emergencia se puede pasar por ellas sin sufrir algún percance, calles donde viven personas mayores y que necesitan ayuda, y calles por donde ni siquiera los taxistas se atreven a entrar por miedo a dejarse el motor pegado en esas enormes zanjas que hay».

«¡Señores políticos, no mendigamos vuestra ayuda, simplemente exigimos nuestro derecho! Derecho a poder salir dignamente cada día de casa... derecho a poder llegar al trabajo sin sortear todo tipos de obstáculos, a que nuestros niños puedan ir andando a su colegio sin que un río de agua callejero se lo impidan, derecho a esas cosas tan básicas cotidianas». «Ahí queda mi queja pública acompañada de fotografías del estado de dichas calles. Espero que en el nuevo pleno de la ciudad se hable de esto y puedan dan una solución a un problema que venimos sufriendo desde hace 30 años», concluye.

El temido guerrero Aquiles, que pereció a consecuencia de una herida en el talón al ser ese el único lugar vulnerable de su cuerpo, se volvería a romper el talón si pasara por la calle que lleva su nombre.

Agua acumulada.
Agua acumulada.

Calle Salitre: charcos en los paso de peatones

Cuando llueve es inevitable que se formen algunos charcos, aunque lo que no parece tan normal es que estos se prodiguen en los pasos de peatones. Justo esto es lo que ocurre en los pasos de peatones de la calle Salitre. «Caen cuatro gotas y es imposible cruzar sin literalmente mojarse hasta los calcetines», dice un ciudadano, que considera que ello se debe a un error a la hora de construir esos pasos donde se acumula el agua de la lluvia con tanta facilidad. En las fotografías que envía este ciudadano se aprecian los charcos que permanecen justo en esos pasos de peatones horas después de llover.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos