El Puerto reducirá las cargas para allanar el camino a las oficinas en Muelle de Heredia

Parte de los terrenos de Muelle de Heredia que se destinará a oficinas y aparcamientos subterráneos. :/Germán Pozo
Parte de los terrenos de Muelle de Heredia que se destinará a oficinas y aparcamientos subterráneos. : / Germán Pozo

La institución acude al Fondo de Compensación Interportuario para evitar que los privados tengan que asumir el traslado de la Guardia Civil

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La Autoridad Portuaria se ha fijado entre sus principales objetivos a corto plazo el de desbloquear el proyecto para construir oficinas en el muelle 4 (el de Heredia), una iniciativa que está incluida desde hace dos décadas en el Plan Especial de integración urbana de las antiguas zonas industriales en desuso. De hecho, esta es la razón por la cual el organismo ha determinado que la noria debe abandonar su actual emplazamiento, dado que el concurso público se pretende convocar antes de que termine este año.

Hasta ahora, ha habido dos aspectos que han frenado el interés de los privados: la baja volumetría, porque sólo se permite planta baja más cuatro; y una cuestión que «ha entorpecido mucho», en palabras del presidente portuario, Carlos Rubio, como es el hecho de que el promotor estaba obligado a asumir una serie de obligaciones añadidas: la construcción de un cuartel de la Guardia Civil y una sede para Aduanas (Agencia Tributaria). Al menos el primero de ellos dejará de ser una carga.

El edificio para la Benemérita se va a asumir con cargo al Fondo de Compensación Interportuario (dependiente de Puertos delEstado), lo que permitirá liberar a los privados de un gasto de más de un millón de euros, según explica Rubio. En cambio, el traslado de la Aduana seguirá pesando sobre el futuro concesionario, y supondrá unos cuatro millones de euros. «La Ley de Puertos se ha modificado y las concesiones tienen plazos superiores, lo que permite soportar mejor la amortización, por lo que ahora sí es viable», comenta.

A cambio, conforme al Plan Especial, se incorporará para uso ciudadano una franja de 25.000 metros cuadrados de muelle, en paralelo a la avenida Manuel Agustín Heredia, donde se podrán levantar edificios de oficinas con bajos comerciales, y sótanos con 600 plazas de aparcamientos. «Va a quedar una zona amplia de aceras, con ajardinamientos y oficinas de alto nivel; es un proyecto prioritario no sólo para el Puerto sino para la ciudad, Muelle de Heredia es una de las zonas más emblemáticas de Málaga y hay que darle otra calidad».

Según las condiciones del pliego de hace ocho años, cuando la primera licitación se quedó desierta, los promotores deben asumir, además, la demolición de todas las construcciones que todavía quedan en el muelle. La del Apostolado del Mar ya se la ahorran, porque lo hizo la promotora de la noria, Mederyt, para poder instalarse allí en agosto de 2015.

A ello, se añade el pago de una tasa anual por ocupación del suelo de 332.661,9 euros (conforme a las cuantías de aquel entonces); más otra, del 5% de la cifra de negocio o del 20% de la tasa de ocupación. En aquella convocatoria también se exigía la construcción de un nuevo edificio para la Guardia Civil y otro para la Aduana. De estos, conforme a los planes de los dirigentes portuarios, ahora sólo tendrá que acometer el segundo.

Fiel al Plan Especial

La idea que baraja Rubio es la de volver a convocar la actuación antes de que termine 2019. Además, se va a llevar a cabo tal y como está diseñada en el Plan Especial, esto es, manteniendo las alturas y volúmenes pactados en 1998 con el Ayuntamiento, para evitar una tramitación urbanística que sería muy farragosa (ya se está viendo con el asunto de la torre para el hotel en el dique de Levante). De esta forma, se podrá calibrar si hay interés real por parte de los inversores, que se han quejado en reiteradas ocasiones de la falta de suelo para usos empresariales en el Centro.

Diferente derrotero –y mucho más lento– es el que tendrá que seguir el proyecto del puerto deportivo de San Andrés. En este caso, «sí o sí» habrá que hacer una modificación del Plan Especial, pues tal y como está configurado «permite una superficie comercial tan exigua que realmente es muy difícil justificar una inversión tan elevada», comenta el presidente portuario. La construcción de la marina se cifra en más de 30 millones de euros, y Rubio considera que «difícilmente» se podrá recuperar la inversión si no se permiten más tiendas en los muelles. Por tanto, en este caso su propuesta será la de ir de la mano con la Gerencia de Urbanismo para la modificación del planeamiento vigente y hacerlo más atractivo a los potenciales inversores.

El proyecto de oficinas en Muelle de Heredia

Objetivo: Incorporar al Centro de la ciudad una franja de unos 25.000 metros cuadrados del muelle portuario paralelo a la avenida de Manuel Agustín Heredia, destinados a la construcción de edificios de oficinas con bajos comerciales y sótanos con capacidad para 600 plazas de aparcamiento.

Condiciones: El concesionario tendrá que construir la nueva sede de Aduanas, con un coste de unos cuatro millones; acometer sus propias obras y abonar una tasa de al menos 332.662 euros al año por ocupación, más el 5% del volumen de negocio que se genere.

Facilidades: La Autoridad Portuaria prevé liberar a los privados de construir la sede de la Guardia Civil, con un presupuesto de más de un millón de euros.