El Puerto de Málaga pone en marcha un plan para evitar que los barcos contaminen

El plan contempla que los grandes barcos puedan apagar los motores y obtener electricidad desde tierra. /Sur
El plan contempla que los grandes barcos puedan apagar los motores y obtener electricidad desde tierra. / Sur

La iniciativa, aprobada hoy en el consejo de administración, incluye la instalación de energías renovables, la compra de vehículos eléctricos y la reducción del consumo

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Se llama Puerto Verde y es el plan de desarrollo sostenible de la Autoridad Portuaria de Málaga. La iniciativa se ha aprobado hoy en el consejo de administración y, básicamente, supondrá que todas las actuaciones desde ahora tendrán como fundamento criterios medioambientales para luchar contra el cambio climático. Entre ellas, destaca la instalación de sistemas de suministro eléctrico a los buques desde los muelles, de manera que estos puedan apagar las máquinas mientras estén amarrados en la capital y evitar así toneladas de gases contaminantes.

La iniciativa tendrá tres líneas de actuación, según explica Carlos Rubio, presidente de la institución marítima. La primera será la implantación de barreras naturales en los muelles, con tres fases. La primera supondrá la plantación de árboles en el entorno de San Andrés y las vías del tren, «para que las miles de personas que pasean por allí dejen de ver sólo una valla, con una transición más amable entre la ciudad y el Puerto, como un corredor ecológico, en zonas que no tienen otro aprovechamiento».

La segunda será el impulso a la cogeneración, para rebajar la huella de carbono. Así, se aprovecharán las cubiertas de las grandes naves para producir energía renovable, mediante placas fotovoltaicas o molinos de viento. De esta forma, cualquier concesión a partir de ahora estará obligado a incorporar la cogeneración. Además, se estudiarán las posibilidades energéticas de determinados enclaves, como los extremos de los pantalanes, que por sus condiciones puedan ser apropiados para producir energía eólica.

Reducción de gases

La tercera línea es la reducción de emisiones de gases contaminantes, con varias actuaciones, que pasan por la sustitución de vehículos de servicios operativos y de transporte por otros eléctricos o híbridos. Pero una de las claves del plan Puerto Verde es la creación de una infraestructura para facilitar el suministro de energía a los buques desde el muelle, para evitar que estos tengan los motores encendidos durante su estancia en el Puerto de Málaga. Para ello, serán necesarias grandes tomas eléctricas, muy costosas, que se desarrollarán a medio plazo, aunque no tiene un marco temporal definido. «Empezamos desde ya, a partir de ahora el de Málaga va a ser un Puerto cada vez más respetuoso con el medio ambiente». Este año ya se empezará a trabajar en las barreras verdes en las dos primeras zonas; y las nuevas concesiones tendrán que incorporar la cogeneración. Además, se va a encargar una auditoría energética de las instalaciones, para ver las posibilidades de ahorro en climatización e iluminación. «Esta es la forma de actuación del Puerto a partir de ahora».