El Puerto instalará una bandera de España sobre un mástil de 20 metros

Fotomontaje de la bandera en la ubicación prevista, en la entrada desde la plaza de la Marina./ENCARNI HINOJOSA/ SALVADOR SALAS
Fotomontaje de la bandera en la ubicación prevista, en la entrada desde la plaza de la Marina. / ENCARNI HINOJOSA/ SALVADOR SALAS

La enseña nacional se ubicará en el plazo de un mes en la rotonda de entrada al recinto portuario desde la plaza de la Marina

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La bandera de España lucirá en la entrada principal del Puerto de la capital, igual que ocurre en los de otras capitales. Una de las primeras medidas de los nuevos gestores de la Autoridad Portuaria –en manos de dirigentes del PP tras el cambio de gobierno en la Junta de Andalucía– será instalar la enseña nacional sobre un mástil de casi 20 metros. El tamaño que tendrá el pabellón en sí todavía no se ha definido, pero se pretende que sea de unas dimensiones «emblemáticas», según declaró el presidente portuario, Carlos Rubio.

«El Puerto es una puerta de entrada y salida de España», tanto para los cruceristas –que recorren en sus travesías varios países del Mediterráneo y, en ocasiones, de todo el mundo– como para los pasajeros del Melillero y los de las conexiones con Tánger, que se volverán a reactivar previsiblemente este verano. «Queremos que esa puerta tenga la bandera del territorio que están visitando», añade.

El objetivo es que la instalación se pueda llevar a cabo en el plazo de un mes e irá en el acceso desde la plaza de la Marina, en la rotonda delante del edificio de la sede de la Autoridad Portuaria, justo detrás del monolito con la placa que conmemora la visita del rey Felipe IV en 1624 a la ciudad, para conocer las obras que desde 1588 se estaban llevando a cabo para ampliar el recinto. Durante las pasadas semanas se han estado recabando presupuestos para el mástil, y la empresa que finalmente se ha hecho con el encargo prevé entregarlo en 30 días.

Lugar privilegiado

Las radas de otras capitales españolas cuentan con esta simbología en un lugar privilegiado. Es el caso de Valencia, que fue noticia recientemente porque el temporal de lluvias y viento que afectó a la Comunidad Valenciana a finales de abril pasado arrancó la bandera que preside la Marina Real. En la capital malagueña, la de la plaza de la Constitución tiene una altura de 15 metros. Este elemento servirá también como referencia para las tripulaciones y los pasajeros de los megayates que amarran con frecuencia en la dársena del Marqués de Guadiaro, la formada por los muelles 1 y 2. Al respecto, cabe recordar que la Autoridad Portuaria tiene en marcha un concurso para la construcción y explotación de una marina para este tipo de embarcaciones de lujo en este mismo espacio, concretamente, en la mitad más cercana al muelle comercial. La licitación permanecerá abierta hasta finales de mayo, y algunas de las empresas más solventes del mundo en este segmento ya han mostrado su interés por hacerse con el negocio, según anuncia Carlos Rubio.

Esta semana, hasta tres embarcaciones de recreo de gran eslora han pasado por la capital. «Aspiramos a que durante unos meses al año estén en base de invernada y mantenimiento en Málaga», añade. Esta actividad es una de las principales en Palma de Mallorca, una de las principales referencias del Mediterráneo para los armadores de este tipo de embarcaciones, y donde las labores de mantenimiento, reparación y avituallamiento generan hasta 3.000 empleos directos.

En cambio, la principal referencia en altura que existe en este entorno, la noria panorámica de 70 metros de altura en Muelle de Heredia, se tendrá que desmontar en las próximas semanas. Aunque la notificación oficial llegó el pasado jueves, con un plazo de dos semanas, la empresa propietaria, Mederyt, está estudiando recurrir la decisión del consejo de administración, lo que dilatará el desenlace. También está a la espera de un ofrecimiento oficial por parte del Puerto –con el visto bueno del equipo de gobierno municipal y de Urbanismo– para instalar una atracción definitiva de nuevo diseño en la entrada al Palmeral.