El Puerto abre el concurso para la nueva Casa de Botes

La Casa de Botes permanece actualmente desalojada, a la espera de volver a abrir sus puertas como restaurante y bar./Salvador Salas
La Casa de Botes permanece actualmente desalojada, a la espera de volver a abrir sus puertas como restaurante y bar. / Salvador Salas

El edificio emblemático del muelle uno se convertirá en restaurante de lujo con varios ambientes

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La nueva Casa de Botes ya está en marcha. El edificio emblemático, situado frente a la Farola, en el extremo del muelle uno, se convertirá a finales de este año en uno de los restaurantes de lujo más grandes de la capital, con unos 1.400 metros cuadrados de superficie útil, entre salas y terrazas, que darán para establecer varios ambientes, tanto para comidas y cenas como para copas.

El consejo de administración de la Autoridad Portuaria ha aprobado, en su sesión de hoy, el pliego de bases del concurso para la adjudicación, en régimen de concesión administrativa, del inmueble y la amplia zona exterior de la antigua dársena de embarcaciones deportivas, con el objetivo de otorgar a este espacio la actividad de restauración. El presidente portuario, Carlos Rubio, ilustra el alto nivel que se pretende lograr para esta instalación con varios datos. Junto a la extensión de la superficie, que valora en el entorno de los 2.000 metros cuadrados (entre zonas concesionadas y su entorno), pone de relieve que la inversión mínima exigible al concesionario será de 3,5 millones de euros; a lo que se añade una cifra de negocio anual por la misma cuantía. Todo ello, recalca Rubio, para «garantizar una oferta de alta calidad acorde con lo se exige para ese sitio».

Las empresas interesadas tendrán tres meses para la presentación de sus proyectos y ofertas, y posteriormente se producirá la adjudicación. La concesión incluirá el edificio completo, con una terraza en la parte de los arcos que mira a la dársena interior (Marqués de Guadiaro, la que forman los muelles uno, dos y tres), en el espacio que antiguamente se empleaba para guardar las embarcaciones pequeñas del Club Mediterráneo. La primera planta dispone de un gran salón y de una terraza panorámica al frente (la única que se usaba en la anterior etapa del negocio); y la cubierta también se incluirá, más pensada para ocio de tarde-noche y copas. La idea es que haya varios ambientes, para ofrecer distintos tipos de restauración y posiblemente una zona con música;

El adjudicatario tendrá que afrontar con fondos propios la reforma del inmueble, para lo que será obligatorio respetar la fachada exterior, para conservar su singularidad y su sabor marinero portuario. Dentro, la clave es la necesidad de llevar a cabo un reforzamiento estructural, sobre todo para poder usar la cubierta superior. La distribución y decoración estarán a las propuestas de los licitadores.

El nuevo espacio de ocio dará continuidad a la zona de paseo peatonal del centro comercial Muelle Uno, y conectará con el mirador colindante (al fondo del paseo), según recoge el documento de Delimitación de Espacios y Usos Portuarios (DEUP). El concurso será anunciado en el Boletín Oficial del Estado en los próximos días, y las compañías aspirantes tendrán un plazo de tres meses para presentarse desde esa fecha.

El presidente del Puerto corrobora que representantes de varios grandes grupos de restauración a nivel nacional se han dirigido a la Autoridad Portuaria y han mostrado su disposición a participar, aunque este se tendrá que concretar ahora en ofertas. «Visto el interés previo estoy seguro de que tendremos ofertas muy buenas para esto», afirma.