El PSOE y Adelante Málaga no rechazan «la exclusión discriminatoria» de Ciudadanos en el Día del Orgullo en Madrid y Sevilla

Losada en una imagen de archivo./
Losada en una imagen de archivo.

El Ayuntamiento aprueba, sin embargo, una moción de condena a los actos de odio y violencia sufridos por Cs sin contar con la izquierda

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El PSOE y Adelante Málaga no han rechazado esta mañana la exclusión discriminatoria de Ciudadanos en el Día del Orgullo a cuenta de la moción que específicamente traía la concejala de Cultura y portavoz naranja en el Ayuntamiento de Málaga, Noelia Losada, por la que pedía «la absoluta condena a los intolerables actos de odio y violencia sufridos por los representantes de Ciudadanos por su participación en los actos del Orgullo, especialmente los que tuvieron lugar durante la manifestación celebrada el 6 de junio en la ciudad de Madrid, así como las declaraciones de autoridades públicas y portavoces de entidades LGTBI que han justificado tales actos violentos, culpabilizando a las víctimas y no a sus agresores».

Losada, que exponía la iniciativa, explicaba que en Sevilla los miembros del partido naranja habían sufrido que le tirasen pintura, y que en Madrid tuvieron que salir de la manifestación escoltados por la policía para pasar a decir que los derechos LGTBI así como el feminismo no eran patrimonio de ningún partido político.

El PSOE y Adelante Málaga, sin embargo, no lo vieron así, y si bien dijeron que estaban en contra de la cualquier agresión; el edil socialista Pablo Orellana subrayó que la moción naranja estaba llena de trampas y que no podían apoyar en este caso a un partido (Cs) que había pactado con otro partido (Vox), que estaba en contra de las subvenciones a asociaciones LGTBI, que estaba en contra de que el matrimonio de las personas del mismo sexo tenga otro nombre o que quiera excluir a los transexuales de ciertos derechos sanitarios; mientras que el portavoz de Adelante Málaga, Eduardo Zorrilla, subrayó que los hechos no eran como los contaba Ciudadanos, y que las manifestaciones las convocan organizaciones, en este caso del colectivo LGTBI, que tienen decir quién puede ir y quien no puede ir a las mismas, y que entendían que no dejaran ir a partidos que hubieran pactado con otros con orientación homófoba y que quisiera crear listas negras con las personas que imparten los cursos sobre los derechos LGTBI en Madrid. En esta línea, Zorrilla quiso ir más allá y propuso una enmienda para que el Ayuntamiento reprobase los pactos de gobierno con Vox y a todos aquellos que propongan listas negras de colectivos como el LGTBI, que no tuvo ninguna acogida por parte de Ciudadanos, el proponente de la iniciativa que se debatía.

Por su parte la presidenta de la comisión de Derechos Sociales y concejala del área, Gema del Corral, puso de ejemplo la frase que utilizó el pregonero del Día LGTBI en Málaga, el periodista de SUR Iván Gelibter, cuando dijo que el Ayuntamiento de Málaga era un referente en la lucha en pos de los derechos LGTBI, que al día del Orgullo asistieron todos los partidos a favor de la misma causa, y que estaban muy a favor de condenar los hechos en Madrid y Sevilla contra Ciudadanos, al tiempo que pasaba a poner el ejemplo de las agresiones sufridas por su excompañera popular María del Mar Martín Rojo, en otra concentración de apoyo al colectivo.

Por último, Losada dijo que las listas negras eran las que decidían quién podía o no ir a una manifestación, y que intentando luchar por la intolerancia se puede volver uno más intolerante que aquello por lo que se luchaba, frase con la que le contestaba al edil socialista Pablo Orellana, que había puesto de ejemplo la paradoja de la tolerancia de Popper, que viene a ser que si una sociedad es ilimitadamente tolerante con los intolerantes finalmente su capacidad para ser tolerante puede acabar siendo destruida.

Finalmente, PP y Ciudadanos votaron a favor de toda la moción, incluyendo la condena a los actos violentos contra los miembros de Ciudadanos en el Día del Orgullo, punto en el que el PSOE y Adelante Málaga votaron en contra, y sí votaron de forma afirmativa en el punto de la defensa de la igualdad social y no discriminación de las personas LGTBI, «constituyendo la lucha por tales derechos y las conquistas sociales conseguidas por todo el colectivo una causa común que es de toda la sociedad y no el patrimonio de ninguna ideología o partido político».