¿Por qué se producen los desabastecimientos de medicamentos?

Las farmacias sufren el desabastecimiento de algunos medicamentos. /SUR
Las farmacias sufren el desabastecimiento de algunos medicamentos. / SUR

El acopio de Reino Unido por miedo al 'brexit', el menor beneficio que los laboratorios logran en España y el desajuste en la producción, causas del problema

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

La falta de determinados medicamentos en las farmacias es un problema que afecta a los pacientes y contra el que ni médicos ni farmacéuticos pueden hacer nada, salvo prescribir o dispensar al enfermo otro fármaco con igual principio activo. La situación se agudiza cuando el desabastecimiento es de una medicina de la que solo hay una marca o indicación, por lo que no existe otro medicamento alternativo que tenga un efecto terapéutico similar, con el consiguiente perjuicio para los usuarios, que se recorren una tras otra un rosario de boticas y en todas reciben la misma respuesta: «No tenemos ese medicamento en este momento. Llevamos un tiempo sin recibirlo. Estamos desabastecidos. Ignoramos cuándo podremos dispensarlo».

¿Y por qué se llega a la falta de algunas medicinas? La respuesta simple es que la demanda supera a la oferta. O, lo que es lo mismo, que las peticiones de ese medicamento rebasan con creces la capacidad de producción del laboratorio. Esta explicación es válida para algunos productos, pero no para todos, porque detrás de los desabastecimientos hay diversas causas, aseguró a este periódico el secretario general del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Diego Rodríguez. Entre esos motivos hay que hacer referencia a una cuestión económica y de rentabilidad para la industria farmacéutica. Como el precio que la sanidad pública de España paga por los medicamentos es más barato que el que abonan otros países, los laboratorios que no tienen una producción muy elevada prefieren vender sus productos a naciones en las que van a obtener un beneficio mayor.

Otro factor que guarda una relación con el desabastecimiento es que Reino Unido, un país importador habitual de fármacos, ante el miedo a las consecuencias negativas que tenga la aplicación del 'brexit', está haciendo una acumulación de medicinas, dijeron a este periódico varias fuentes del sector farmacéutico consultadas. La salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) traerá consigo un mayor número de trámites administrativos en el comercio. Para evitar en lo posible esos inconvenientes, Reino Unido está importando una cantidad más alta de medicamentos para contar con un almacenamiento superior al habitual, un hecho que favorece que en ocasiones haya un desabastecimiento de algunos productos, reseñaron las fuentes.

Entre los medicamentos que las farmacias no pueden dispensar en ocasiones al no recibirlos están algunos tipos de vacunas, como ha sucedido, por poner un ejemplo, con la de la tosferina. La petición de vacunas ha aumentado en los últimos años en todo el mundo. Esa circunstancia propicia que las dosis se agoten durante determinados periodos. «Los laboratorios que fabrican las vacunas hacen una planificación anual. Si la demanda que reciben es superior al número de dosis que habían previsto fabricar hay un desequilibrio que no se corrige hasta la siguiente producción», explicó Diego Rodríguez.

Otra causa del desabastecimiento es que las empresas farmacéuticas no consideran rentable seguir sacando al mercado un determinado medicamento o que deciden no venderlo en España, por entender que no les compensa económicamente. «Lo ideal, en los casos en que hay una sola marca o indicación de un fármaco, es que haya suficiente cantidad para garantizar su distribución, pero no siempre sucede así y a veces nos quedamos desabastecidos», precisó el secretario general del Colegio de Farmacéuticos de Málaga.

Sistema de subasta en Andalucía

Además de los desabastecimientos que afectan a España y al resto del mundo, hay otros que solo se dan en Andalucía. Estos últimos tienen que ver con el sistema de subasta de medicinas puesto en marcha por el PSOE cuando gobernaba en la Junta. La mayor parte de los laboratorios incluidos en la subasta tienen sus plantas de fabricación en países asiáticos o muy alejados, donde la producción les resulta más barata, pero que, en ocasiones, es inferior a la cantidad de medicamentos que deben servir a Andalucía.

Entre los fármacos de una sola marca o indicación que las boticas malagueñas no han podido dispensar en los últimos tiempos cabe citar a Kreon, una enzima que sirve para facilitar la digestión y que se receta a pacientes con cáncer de páncreas; Hemovas, fármaco para una mejor circulación de la sangre, y Adalat Oros, medicina que se toma para controlar la tensión, señaló Diego Rodríguez.