La Policía desarticula la banda que controlaba el tráfico de cocaína en Estepona

La Policía desarticula la banda que controlaba el tráfico de cocaína en Estepona

Los investigadores consideran que esta organización movía 20 kilos de esta sustancia a la semana, actuando como proveedores de otros grupos dedicados al menudeo

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

Llevaban un altísimo nivel de vida con constantes viajes en los que se quedaban a dormir en hoteles de lujo y siempre se movían en vehículos de alta gama, alguno de ellos valorados en más de 100.000 euros. Sin embargo, esta vida de excesos se les ha acabado después de que la Policía Nacional haya detenido a una decena de personas acusadas de formar la banda que controlaba el tráfico de cocaína en Estepona.

La investigación para llegar hasta ellos comenzó a más d 150 kilometros de la localidad, cuando los investigadores pusieron su lupa sobre otra organización criminal. Se trataba de un clan familiar dedicado al menudeo de sustancias estupefacientes que actuaba en El Puerto Santa María (Cádiz).

Era un negocio familiar, que pasaba de padres a hijos, y en el que las tareas estaban repartidas. Desde la Policía Nacional han explicado que los investigados participaban en las distintas fases en las que se divide la venta de droga, como su comercialización, su custodia, su traslado desde las guarderías a los puntos de venta, su dosificación o su elaboración.

Los investigadores consideran que esta banda controlaba la venta al menudeo de cocaína en la localidad gaditana, algo que hacían desde diferentes pisos en los que se alternaba la hora, por lo que siempre había un punto desde el que se suministraba. Esto también les hacía ganar en seguridad, algo para lo que contaban con una serie de 'aguadores' en la zona, que alertaban inmediatamente de la presencia policial en la zona.

Centrados en averiguar quiénes eran los proveedores del clan, los policías nacionales localizaron a la banda asentada en Estepona, cuyos integrantes se desplazaban semanalmente hasta El Puerto Santa María para llevar cinco kilos de cocaína. Tras varios meses de vigilancias y seguimientos en las localidades andaluzas, se descubrió la identidad de los cabecillas, así como del resto de integrantes de este grupo criminal, el cual estaba integrado principalmente por 10 personas.

Siempre según la Policía Nacional, esta organización vendía a media escala una cantidad de cocaína de aproximadamente 20 kilos semanales, la cual alcanzaría un valor de 1,2 millones de euros en el mercado negro. Este negocio les «reportaba cantidades ingentes de dinero», que blanqueaban principalmente a través de un concesionario de coches del cual eran propietarios de facto, ya que tenían a testaferros interpuestos para no llamar la atención de las autoridades, poseyendo además múltiples propiedades en los municipios de Estepona y Marbella.

La fase de explotación de la investigación se realizó tras interceptar un envío de cocaína de un kilo de cocaína que la banda asentada en Estepona llevaba a El Puerto de Santa María. Además, se registraron los domicilios que funcionaban como puntos de venta de droga, así como las viviendas de los considerados como cabecillas de estos grupos organizados.

La operación ha culminado con la detención de 25 personas, de las cuales media docena han ingresado en prisión. En los 20 registros practicados se han incautado tres kilos de de cocaína y otras sustancias estupefacientes como heroína, marihuana y hachís. Además de las sustancias estupefacientes, se han intervenido dos armas de fuego, 138.504 euros en efectivo, máquinas de contar dinero y 55 vehículos.