IU y Podemos confían en confluir en Málaga

Guzmán Ahumada, en una imagen de archivo. /SUR
Guzmán Ahumada, en una imagen de archivo. / SUR

Las direcciones provinciales esperan que no sea un obstáculo para presentar un bloque electoral de izquierdas la pretensión de Pablo Iglesias de que las siglas de su partido aparezcan en las papeletas

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Hace tres años, las diferencias internas echaron por tierra el objetivo de los partidos situados a la izquierda del PSOE y de los movimientos sociales progresistas de presentar una candidatura unitaria a las elecciones municipales de 2015 bajo el nombre de Ganemos Málaga. Este hecho llevó a que se presentaran dos bloques: uno liderado por IU (bajo el nombre de Málaga para la Gente) y otro por Podemos (en cada localidad en las que concurrieron tomó un nombre diferente; en la capital fue Málaga Ahora). En los últimos meses ambas formaciones han puesto sobre la mesa la necesidad de no repetir los errores del pasado y presentar en la provincia listas de confluencia para las próximas citas electorales –andaluzas, municipales y europeas en 2019–.

Para ello, plantearon abrir procesos de diálogo abiertos no sólo a partidos políticos sino también a organizaciones de izquierda de distintos ámbitos, aunque los líderes de este proceso son IU y Podemos. Sobre el reto de construir un bloque de izquierdas en la provincia, se cierne ahora la amenaza de no salir adelante por la pretensión, a nivel nacional, del partido de Pablo Iglesias de someter al veredicto de sus bases que las siglas de la formación morada aparezcan en las papeletas electorales; un objetivo que, visto el resultado de consultas similares, tiene visos de salir adelante. Una intención que no gusta en IU.

En este escenario de incertidumbre, las direcciones provinciales de IU y Podemos confían en que finalmente se pueda conseguir la confluencia de izquierdas y solucionar el obstáculo de las siglas. En este sentido, ambas formaciones mantienen sus respectivas hojas de ruta de conversaciones bilaterales y con otras organizaciones y partidos de izquierda.

Guzmán Ahumada, coordinador provincial de IU, expuso que ahora no es el momento de abordar el debate de las siglas, sino que el proceso de confluencia debe partir primero de un acuerdo programático que siente las bases del bloque de izquierdas y, posteriormente, abordar las siglas con las que se debe concurrir a las urnas.

«No se puede empezar la casa por el tejado hablando de siglas, lo importante es hacer unos buenos cimientos y eso se consigue logrando un acuerdo sobre las líneas estratégicas de nuestros programas y lo más amplio posible», afirmó. A juicio de Ahumada es «un error» que el inicio del proceso de confluencia se inicie hablando del nombre y confió en que Podemos rectifique como gesto de responsabilidad y generosidad para construir «una alternativa a la derecha que representan el PP y Ciudadanos».

Desde las filas del partido morado, Alejandro Serrato, coordinador del grupo de trabajo provincial e integrante de la dirección andaluza, se mostró confiado en que se pueda lograr la confluencia y, en línea con lo manifestado por IU, dijo que es «un error» comenzar el proceso con el debate de las siglas.

Ahumada defiende que lo primero es un acuerdo programático y luego abordar las siglas

«La unión debe estar por encima de las siglas», subrayó Serrato, quien añadió que es necesario que la confluencia se desarrolle desde abajo, con la decisión que adopten las bases en cada municipio, hacia arriba y no al revés. El dirigente morado apuntó que el partido sigue trabajando en Andalucía y en Málaga con el documento aprobado en sus órganos internos para buscar la confluencia y que en la provincia se está ya en conversaciones con formaciones políticas, organizaciones sociales y activistas en diferentes ámbitos para intentar lograr un bloque unitario. Alejandro Serrato sostuvo que hay una buena sintonía con los partidos y organizaciones con los que ha abierto conversaciones y también con IU. «Confío en que haya una gran confluencia en la provincia de Málaga bajo unas mismas siglas, las que se acuerden», apostilló.

En el caso de la capital, Podemos Málaga presentó el pasado otoño su documento base para abrir una ronda de negociaciones con los partidos y colectivos sociales para confluir en una coalición electoral que sea alternativa al PP en la capital. En esas conversaciones, el partido que lidera en la ciudad el diputado Alberto Montero está abierto a dialogar con Málaga Ahora (la coalición bajo la que Podemos concurrió en 2015) y que ha tenido discrepancias y diferencias con uno de los integrantes de la dirección local del partido, el concejal no adscrito Juan José Espinosa.

Fuentes consultadas por este periódico en ambos partidos manifestaron que el proceso de confluencia en Málaga dependerá en gran medida de las directrices y los acuerdos a los que lleguen a nivel nacional el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y su homólogo en IU, Alberto Garzón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos