Plazas wifi o la regulación de los patinetes, entre los 26 retos del Ayuntamiento de Málaga

Presentación del plan de innovación social./SUR
Presentación del plan de innovación social. / SUR

El I Plan de Innovación Social se pone en marcha tras toma de contactos con 500 personas de entidades y colectivos

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

La gente de la calle habla. Tras escuchar a 500 personas en una primera fase llamada 'Mapeando la ciudad', el Ayuntamiento se ha marcado 26 objetivos ambiciosos dentro de su I Plan de Innovación Social, que incluye retos como plazas wifi, la regulación de los patinetes, mejorar la limpieza en la ciudad y luchar contra el ruido, mayores facilidades para emprender negocios o la transparencia en los procesos municipales que realiza el ciudadano.

El plan, en el que han trabajado las áreas de Participación y Calidad, se inició el pasado mes de octubre de 2018 con la colaboración de la asociación Arrabal, que fue la que inició los contactos con las 500 personas a través de sesión de 'world café' (charla con café), visitas once días a los once distritos y la acción a pie de calle para recoger las opiniones de los ciudadanos con tres objetivos o cuestiones, como explicaba la concejal de Participación, Ruth Sarabia: «¿Qué podemos mejorar? ¿qué se está haciendo bien? y ¿cómo puede estar el Ayuntamiento más cercano a la ciudadanía? Tras esta primera fase, en septiembre empezará una segunda por la que se desplegará el plan con acción, formación y sensibilización de las áreas municipales y la ciudadanía, teniendo en cuenta los 26 retos que han planteado los ciudadanos. En definitiva se trata de «ofrecer soluciones diferentes a los problemas sociales y generar buenas ideas, que puedan ser repicadas», como explicaba Sarabia.

Como ejemplo de una buena acción social Sarabia barría para casa recordando el programa de Puerta Única para luchar para que cada año haya un menor número de personas viviendo en la calle, que se puso en marcha hace diez ejercicios, y que cada año disminuye el número de personas que pernoctan a la intemperie. Así, desde 2014 hasta ahora, este número se ha reducido de 123 personas a 69 gracias a la colaboración efectiva del Ayuntamiento con asociaciones como Cruz Roja, Arrabal o Málaga Acoge que trabajan on line para dar soluciones a las personas que no tienen recursos, y de las que se conoce sus necesidades a través de los servicios que se le van prestando como atención psicológica, apoyo médico, disposición de un lugar para dormir. O el programa TEME (Tramitación tecnológica para mayores empoderados) por el se pide subvenciones tecnológicas para estas personas o se les enseña a actualizar sus datos y a cómo interactuar con la administración vía web.

El presidente de Arrabal, José Antonio Naveros; y la responsable de Acción Social de esta asociación, Pepi Reyes, abundaron en cómo habían realizado todo el proceso, que hasta ahora ha sido laborioso, y explicaron que están ilusionados por poner en marcha la segunda fase en septiembre, en la deben participar también las distintas áreas del Ayuntamiento ya que el plan es de carácter transversal. «Debemos estar atentos a los retos que nos propone la sociedad y ver cómo nos enfrentamos a los mismos», subrayó Naveros, quien dijo que todo aquel que quiera participar puede hacerlo a través de la web innovacionsocialmalaga.es

Por último, el concejal de Recursos Humanos y Calidad, Jacobo Florido, explicó que desde su área se pretende poner los mimbres para que sea un instrumento en el que se mejore la transparencia y la calidad organizativa del Ayuntamiento, a lo que el jefe de servicio de Calidad, Manolo Serrano, añadió que si los finales del siglo XX se inició el proceso de reforma y modernización de las administraciones públicas, el siglo XXI hay que abordar los temas de innovación y anticiparse a las necesidades de la ciudadanía, uniendo la innovación social a una pata tan importante como la innovación tecnológica y la innovación administrativa.

Los 26 retos del Ayuntamiento se dividen por áreas como Convivir la ciudad (potenciar participación ciudadana, construir una nueva visión de enriquecimiento mutuo que supone el ser una ciudad de acogida de población inmigrante, entre otros); Ayuntamiento cercano (trasparencia en los procesos, administración electrónica…); Impulsa la ciudad (fomentar el empleo y la reactivación económica en los barrios…); Cuidado de la ciudad (contenedores de basura adaptados a todo tipo de personas, mejorar la limpieza de la ciudad y luchar contra el ruido…); Ciudad inclusiva (mejora del transporte público, coche eléctrico y red de carril bici así como la regulación de patinetes, fomento de la cultura vecinal…) o Vivir la ciudad (reconocimiento a la cultura urbana y el talento joven, plazas wifi, plan de ocio alternativo, y mejor utilización de espacios públicos).