La plaza de La Malagueta recuperará su fachada original de ladrillo del siglo XIX

A la izquierda, fachada actual de la plaza, y a la derecha, la fisonomía original a preservar./Salvador Salas
A la izquierda, fachada actual de la plaza, y a la derecha, la fisonomía original a preservar. / Salvador Salas

La Diputación prevé conservar la fisonomía que tuvo el coso hasta el final de la Guerra Civil y que ha salido a la luz en las obras de rehabilitación

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

La plaza de toros de La Malagueta recuperará la fachada original de ladrillo visto con la que fue concebida por el arquitecto Joaquín de Rucoba a finales del siglo XIX. Para ello se eliminarán el añadido de enfoscado y la pintura en blanco con la que se decoró al final de la Guerra Civil. Las obras de rehabilitación que acomete la propietaria del edificio, la Diputación de Málaga, para convertir al coso en un espacio cultural con actividades durante todo el año ha sacado a la luz la fisonomía primigenia, que ahora se prevé conservar. A este respecto, según pudo conocer SUR, la institución provincial ha presentado la documentación necesaria para modificar el proyecto original ante la Junta de Andalucía, que debe dar su visto bueno ya que el inmueble es un Bien de Interés Cultural (BIC) desde el 11 de febrero de 1981.

El proyecto originario preveía la rehabilitación de la fachada conservando sus partes enfoscadas y las zonas de ladrillo visto que no estaban ocultas y conservar así la estampa de la plaza que los malagueños tienen en la retina en los últimos ochenta años. Sin embargo, durante las obras, en las que se ha procedido al picado de todas las capas de revestimientos y pinturas, se ha llegado a la primera capa, dejando a la vista la fisonomía original y se ha observado que el estado de los ladrillos es «mucho mejor de lo que cabría esperar», según el informe técnico al que accedió este periódico. Ante esta situación, la Diputación se ha planteado mantener el aspecto original planteado por Rucoba «toda vez que las técnicas actuales de rehabilitación permiten recuperar la fachada original de ladrillo con garantías».

La plaza

Construcción
Comenzó en 1874 y se inauguró en 1876 con un festejo con Lagartijo, El Gordito y Desperdicios ante toros de la ganadería de Murube.
Arquitecto
Joaquín de Rucoba y Octavio de Toledo
Otros arquitectos intervinientes en reformas a lo largo de la historia
Fernando Guerrero Strachan, encargado de la conservación del coso entre los años 1912 y 1930. Juan Jáuregui Briales, encargado de la conservación del coso entre 1930 y 1973. Luis Machuca Santa-Cruz encargado de la conservación del coso entre 1973 y 2016.

Para ello, el servicio de Arquitectura y Urbanismo y los arquitectos responsables del proyecto de rehabilitación del coso (Manuel Rodríguez Ruiz, Borja Peñalosa Bejarano y Rafael Salas Pulido), plantean un tratamiento consistente en la eliminación de los morteros de los enfoscados existentes; en la siguiente fase se llevará a cabo una limpieza superficial con silicato de aluminio –arena para chorrear–; se continuará con la consolidación de los soportes a través de silicato de etilo y la reintegración de los ladrillos dañados y deteriorados; se concluirá con la aplicación de una veladura con silicato de potasio y pigmentación mineral para conseguir su aspecto original y se empleará un hidrofugante para minimizar el deterioro natural por la acción del agua.

Esta actuación de recuperación de la fisonomía original supondrá un cambio de imagen sustancial ya que se modificará la instantánea que tienen en su retina los malagueños de la plaza así como esa estampa clásica de la foto de Málaga tomada desde Gibralfaro y en la que se ve una plaza con su fachada en blanco. Un hecho que obligará a cambiar los folletos turísticos de promoción donde se utiliza esta tradicional estampa.

La institución provincial ha presentado la petición a la Junta para que dé luz verde ya que el edificio es un BIC

El presidente de la Diputación, Elías Bendodo, se mostró satisfecho con este hallazgo y destacó la nueva estampa que ofrecerá la plaza.

Influencias

Influenciado por el estilo de su época, Joaquín de Rucoba concibió la fachada de La Malagueta con ladrillo visto y evocaciones neohistoricistas. Con esas mismas características se construyeron en aquella época las plazas de Fuente del Berro de Madrid (en la que se inspiró), la del Triunfo de Granada, la del Chofre de San Sebastián, la de las Arenas de Barcelona –todas ellas hoy desaparecidas– o la del Puerto de Santa María o Salamanca, aún en funcionamiento.

Detalle de la fachada original de la plaza.
Detalle de la fachada original de la plaza. / Salvador Salas

En 1930, Juan Jáuregui sucedió a Fernando Guerrero Strachan al frente del área de Arquitectura de la Diputación y, por ende, responsable de las labores de mantenimiento del coso. Mientras que Strachan mantuvo el ladrillo visto de la fachada, Jáuregui decidió, al final de la Guerra Civil, enlucir de mortero de cemento y pintar de blanco la fachada, exceptuando los arcos y las pilastras, así como algunos detalles ornamentales, los que presentaba una ejecución más cuidada.

Supondrá un cambio sustancial en la estampa que los malagueños y turistas tienen del coso

En el informe técnico no se recoge los motivos que llevaron a Jáuregui a tapar el ladrillo original ya que no se ha conservado documentación al respecto. Los técnicos mantienen la teoría que se pudo hacer porque la conservación de una fachada en blanco en aquellos años de penuria era menos costosa que la del ladrillo visto y por la moda arquitectónica de la época.

 

Fotos

Vídeos